09 jul 2020

Ir a contenido

Cálculos para vencer al coronavirus

Los matemáticos piden a Sanidad las cifras de afectados por el covid-19 para predecir su evolución

Ofrecen sus análisis de datos y modelización para evaluar el futuro de la pandemia y controlarla

Echan en falta un estudio más detallado de la documentación facilitada cada día por el Gobierno

Natalia Vaquero

Fernando Simón, durante su explicación en Twitter.

Fernando Simón, durante su explicación en Twitter.

Los matemáticos españoles se unen a la batalla contra el coronavirus y ofrecen al Gobierno sus habilidades en análisis de datos y modelización epidemiológica para conseguir predicciones más detalladas que las existentes con la finalidad de ayudar a controlar la pandemia.

Para lograrlo ya han solicitado al Ministerio de Sanidad datos de los afectados por el virus con los que hacer mejores predicciones de la evolución de la enfermedad.

La iniciativa ‘Acción Matemática contra el coronavirus’ parte del Comité Español de Matemáticas (CEMat), federación adscrita a la Unión Matemática Internacional (IMU). Su directiva, presidida por Alfonso Gordaliza, recluta desde la semana pasada a todos los socios que lo deseen para ayudar a las autoridades sanitarias a entender con cálculos matemáticos esta neumonía vírica que mantiene en vilo a la población por su rápida propagación.

La epidemiología “se nutre de modelos matemáticos y estadísticas que facilitan la comprensión de la transmisión de enfermedades”, explica Gordaliza, quién solicitó a Sanidad todos los datos recopilados por las administraciones desde el pasado 31 de enero cuando se detectó en La Gomera el primer positivo de coronavirus de España.

Los matemáticos pretenden estudiar los miles de datos que les pueda facilitar el Gobierno sobre infectados, curados y fallecidos por comunidades autónomas. La idea es elaborar después un análisis más detallado de estas cifras en el que se tengan en cuenta, por ejemplo, las edades, el sexo y el distrito de residencia de los afectados.

Curva del contagio

Con toda esa información reagrupada y organizada abordarán análisis de datos y usarán modelos matemáticos para reforzar la explicación de la ‘curva del contagio’ de la infección que cada día muestra el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad,  Fernando Simón  y predecir su evolución.

Primero observarán el presente, volverán la vista a epidemias del pasado y podrán así vislumbrar el comportamiento del futuro inmediato del covid-19.

La modelización del covid-19 es posible, según los matemáticos, porque ya tienen prototipos de otros coronavirus similares, como los del SARS-CoV y el MERS.

Pero las características del actual brote de Wuhan y su rápida expansión dificultan la obtención de datos suficientes con los que sacar conclusiones fiables que sirvan de apoyo para la toma de decisiones políticas y, sobre todo, sanitarias, reconocen.

Los modelos de predicción matemáticos ya “fueron útiles para descifrar la evolución de otras pandemias como el SARS-CoV”, insiste Francisco Marcellán, presidente de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), quien pone como ejemplo a Corea del Sur en el tratamiento de datos del coivd-19.

“Las autoridades coreanas lograron con ese riguroso manejo de las cifras localizar exactamente los focos más intensos de la infección y prevenir su propagación descontrolada”, subraya. China ha demostrado también su habilidad en el tratamiento de datos de la enfermedad para acorralar la pandemia, “pero tuvieron que hacerlo desbordados” en plena virulencia del coronavirus.

En España, “tenemos matemáticos muy especializados” en análisis de datos, ecuaciones diferenciales, estadística y optimización de estrategias, celebra Alfonso Gordaliza, quien ha puesto al investigador Ricardo Cao al mando del comité científico de expertos en el CEMat para ofrecer al Gobierno sus conclusiones y recomendaciones y contribuir de esta forma con sus cálculos a controlar la pandemia.

“En tiempos de crisis y de incertidumbre esta es una buena oportunidad para poner de manifiesto el papel de las matemáticas” y ayudar a políticos y sanitarios en la toma de decisiones cimentadas en bases científicas, concluye Marcellán.