10 ago 2020

Ir a contenido

POR EL COVID-19

La Guardia Civil planea movilizar a más de 2.200 alumnos por las bajas en su plantilla

Así lo ha informado el Estado Mayor a través de una circular interna en la que matiza que la medida está "en fase de planeamiento"

De concretarse, deberán destinarlos lo más cerca de sus domicilios, para asegurar el confinamiento en los periodos en que no estén de servicio

Vanesa Lozano Luis Rendueles

Vehículo de la Guardia Civil.

Vehículo de la Guardia Civil.

La Guardia Civil se plantea ya movilizar a más de 2.200 guardias alumnos, actualmente formándose en las academias de Baeza (Jaén) y Valdemoro (Madrid), para reforzar su servicio durante la crisis del Covid-19 ante las bajas y cuarentenas que se están produciendo en su plantilla.

El Estado Mayor de la Guardia Civil envió este martes una comunicación interna a los jefes de zona, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, en la que informa de que el Mando de Operaciones está iniciando, "en fase de planeamiento y de modo reservado", los trabajos tendentes a la "posible activación y despliegue de los alumnos que estaban en las Academias de Formación y que actualmente están en su residencia habitual".

Se trata de todos aquellos guardias que aprobaron las oposiciones en la última convocatoria y están completando su formación teórica antes de empezar con el periodo de prácticas que se les exige antes de asignarles un destino.

Evitar la movilidad

La circular aclara que, en caso de considerarse necesaria la activación, "teniendo en cuenta que lo más deseable es que las unidades en las que pudieran encuadrarse, por Comandancias, deberían estar lo más próximas a sus domicilios, habida cuenta del cierre de los alojamientos públicos, para evitar la movilidad y asegurar el confinamiento en sus domicilios en los periodos de no servicio".

La Guardia Civil, junto con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, son uno de los colectivos profesionales que están sufriendo un mayor número de bajas en su plantilla estos días, tanto por los agentes que se han infectado del virus como por los casos en que, presentando síntomas, se retiran del servicio ante la posibilidad de que puedan estar contagiados. 

Un guardia civil de 38 años, que estaba destinado en la prisión de Herrera de la Mancha, en Manzanares (Ciudad Real), murió por coronavirus el pasado viernes, 20 de marzo. Tenía un hijo de diez años. Dos días antes, el Instituto Armado había informado del fallecimiento de otro agente de 39 años, padre de una niña de cinco y destinado en el servicio de retribuciones de Valdemoro (Madrid), que había dado positivo en la prueba del Covid-19.