RESISTENCIA A LA AUTORIDAD

Prisión por incumplir en Reus la orden de confinamiento por el coronavirus

El detenido, que tosÍa en un supermercado, fue diagnosticado con una enfermedad mental

Mossos d esquadra paran a los vehiculos a la altura del peaje de Vilassar

Mossos d esquadra paran a los vehiculos a la altura del peaje de Vilassar / SERGI CONESA

Se lee en minutos

El Periódico

El juzgado de guardia de Reus ha decretado este lunes la prisión provisional comunicada y sin fianza para un hombre detenido el pasado domingo después de que en días anteriores accediera a varios establecimientos de la ciudad "sin ningún respeto hacia los que estaban dentro o esperando" e incumpliendo la orden de confinamiento, explican fuentes judiciales.

Los hechos, según el auto de prisión, fueron cometidos los días 18 y 21 de marzo y la detención se produjo el domingo. Esos días el individuo no solo incumplió la orden de confinamiento establecida por el decreto de alarma en numerosas ocasiones, sino que en una de sus visitas a un supermercado "escupió y tosió" sobre los empleados, también sobre los productos alimentarios.

Actitud agresiva

Alertados por los vecinos, varios agentes de los Mossos d’Esquadra se personaron en este establecimiento. El detenido, que en todo momento mostró una actitud agresiva, según el auto, se resistió. Por este motivo, se le atribuyen unos hechos constitutivos de "delito de desobediencia grave a la autoridad".

En el acta de la policía figura que el detenido, con antecedentes penales precisamente por resistirse a la autoridad, manifestó a los agentes que el covid-19 no le podía afectar. "Con el alcohol que llevo encima lo mato", manifestó en un momento de la detención.

El primer día que fue identificado en la vía pública por los agentes fue derivado al Institut Pere Mata, constando en el informe un trastorno esquizoafectivo sin especificación que no requería internamiento y una "mala higiene", algo que constataron tras una pequeña exploración corporal.

Riesgo potencial

La prisión provisional resulta "necesaria", según detalla el auto, por su conducta "altamente desafiadora, agresiva y de riesgo". "No se tiene constancia expresa de que sea portador del virus", puntualiza el escrito, pero supone "un riesgo potencial y grave". El auto se basa en las estadísticas de expertos que apuntan al riesgo de que cualquier persona pueda ser en estos momentos eventual ‘contagiadora’.  En su declaración, añade el escrito judicial, el acusado no solo negó los hechos y alegó que los agentes exageraban lo sucedido, sino que amenazó con usar las armas que tiene en casa.

Te puede interesar

La defensa se opuso a la prisión y pidió otro tipo de medidas que no implicaran la privación de libertad, pero el juzgado considera que no podrá garantizarse el cumplimiento de las mismas porque se ha demostrado que esta persona no atiende a las órdenes policiales y tampoco a las judiciales. No sería la primera vez que quebrantaría medidas cautelares, pues ya tiene antecedentes por eso.

El juzgado considera, por todos estos motivos, que la prisión provisional, comunicada y sin fianza de este vecino de Reus es "proporcional" y "adecuada". Deberá ingresar en el Centro Penitenciario de Mas d’Enric, en Tarragona.