Emergencia sanitaria

Las uci más saturadas comienzan a seleccionar a los pacientes

Sanidad reconoce que algunas unidades usan criterios "un poco más restrictivos" frente al aluvión de casos

Médicos intensivistas elaboran una guía para dar prioridad a enfermos con esperanza de vida de más "calidad"

Las uci más saturadas comienzan a seleccionar a los pacientes

Efe / Julien Warnand

3
Se lee en minutos
Patricia Martín

Por muy duro que pueda parecer, las Unidades de Cuidados Intensivos más saturadas están comenzando a seleccionar a los pacientes a los que atender y el resto de hospitales se preparan para cuando les llegue a ellos el aluvión máximo de casos. El director del centro de emergencias y alertas sanitarias, Fernando Simón, admitió este viernes que algunas unidades asistenciales tienen un “estrés cercano al límite” y que en algunas uci “concretas la sobrecarga y a la presión” les está obligando a ser “un poco más restrictivos” a la hora de admitir a los pacientes. No es una  situación generalizada, pero sí el inicio de algunas de las consecuencias más dramáticas de la extensión de la epidemia de coronavirus que han obligado al gobiernos de países muy distintos a aprobar restricciones a la movilidad y un distanciamiento social inédito hasta la fecha.    

Algunas de las uci más saturadas se encuentran en la Comunidad de Madrid, la autonomía con más contagiados, 7.165 de los casi 20.000 que aparecen en el balance que el Ministerio de Sanidad publica a las 12.00 horas. De ellos, 678 están en Unidades de Cuidados Intensivos, lo que ha provocado que algunos hospitales hayan llegado a su límite pese a que el Gobierno regional trabaja a contrarreloj para lograr que en la comunidad haya 1.000 camas uci entre centros públicos, privados y nuevas instalaciones. Además, la Comunidad de Madrid comunicó este viernes que habilitará, en colaboración con la Unidad Militar de Emergencias (UME) un hospital en el recinto ferial Ifema con 5.500 camas entre hospitalización y uci.

La denuncia de los sindicatos médicos

Pero mientras estas medidas surtan efecto, “la situación es dramática”, según denuncian varios sindicatos médicos que apuntan que, además de que están completas o al borde del colapso algunas uci, faltan respiradores para ampliar este servicio, las urgencias también están “a rebosar” y, como llevan denunciando días, no hay suficientes equipos de protección para el personal sanitario.

En Catalunya, la Conselleria de Salut ya ha advertido de que el sistema podría entrar en “estrés” este fin de semana y “en colapso” la próxima semana. Por todo ello y en previsión de que la situación se extienda, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), con aval de la Sociedad de Medicina Interna (Semi), ha elaborado unas recomendaciones de “triaje” en las uci basadas en la esperanza de vida del paciente, la edad “biológica” o el “valor social”.

Medicina de catástrofe

En su opinión, en estos momentos no puede prevalecer el principio de “el primero en llegar, el primero en ingresar”, sino que en una situación tan “excepcional” se debe manejar la situación como si fuera “medicina de catástrofe”. Ante ello, ambas sociedades aconsejan que en el momento que haya que elegir es preferible no atender en las uci a personas con una esperanza de vida inferior a 1 o 2 años o priorizar al que tenga “mayor esperanza de vida con calidad”.

Noticias relacionadas

También el Ministerio de Sanidad, junto con las sociedades científicas, trabaja en establecer algoritmos y criterios de acceso a las unidades para los pacientes más graves “lo más homogéneos posibles”, según reveló Fernando Simón, quien insistió en que la situación “límite” es en algunas zonas y no es algo “generalizado”.

Para paliar la situación en los hospitales, el Ministerio de Sanidad ha anunciado la contratación de 50.000 nuevos sanitarios y el reparto de más de un millón y medio de mascarillas y material de barrera frente al contagio. Si bien, como reconoció este viernes el ministro, Salvador Illa, hay determinados productos necesarios para combatir la pandemia “difíciles de adquirir” porque todos los países azotados intentan abastecerse. Por ello, también se está intentando incrementar la producción nacional, de respiradores y otros productos, a la vez que desde el Gobierno se intenta “reforzar” las estrategias que implementen las Comunidades Autónomas.