BAÑO PROHIBIDO

Un policía se quita la ropa y se tira a la piscina para detener a una turista en Tenerife

La mujer, alojada en un hotel de Arona, se negó a salir del agua pese a que el recinto estaba clausurado y escupió a un agente tras ser arrestada

Se enfrenta a una sanción por infracción grave de entre 601 euros y 30.000 por desobediencia y resistencia a la autoridad

Un policía detiene a una turista por bañarse en la piscina pese a la prohibición por el coronavirus.

Se lee en minutos

Ha ocurrido este lunes en un hotel de Arona (Tenerife)Una turista inglesa nada en la piscina tranquilamente mientras el resto de clientes del hotel la miran atónitos desde la terraza o sus balcones. Dos empleados del complejo, que había prohibido el baño para respetar las medidas de seguridad impuestas por el coronavirus, le piden varias veces que salga del agua, pero ella se niega y bromea.

Finalmente, agentes de la Comisaría de Tenerife Sur de la Policía Nacional acuden al lugar alertados por el establecimiento y uno de ellos se quita la ropa y se lanza a la piscina para detenerla, lo que produce los vítores del resto de huéspedes, que observan y graban la situación. Uno de ellos felicita al agente: "¡Well-done! (Bien hecho)".

Según se aprecia en el vídeo, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO y cuya autenticidad ha sido confirmada por fuentes policiales, una vez dentro, la turista trata de zafarse del policía nadando en dirección contraria, pero finalmente es alcalzada por este y, con ayuda de otro compañero, consiguen sacarla del agua y ponerle las esposas.

"Actitud agresiva"

Te puede interesar

La mujer fue detenida, entre los aplausos del resto de turistas extranjeros del hotel. Según ha podido saber este diario, una vez fuera del complejo, la turista arrestada mantuvo una "actitud agresiva" con los policías e incluso "escupió" a uno de los agentes, "a pesar de la alarma sanitaria" por lo que fue trasladada a la Comisaría.

La detenida se enfrenta ahora a una sanción de entre 601 y 30.000 euros por desobedecer las órdenes de la Policía y resistirse a la autoridad, una infracción considerada grave, de acuerdo con la ley vigente tras el Estado de Alarma.