25 sep 2020

Ir a contenido

LA VIDA Y LOS CUIDADOS EN EL CENTRO

Nacen de forma espontánea grupos de solidaridad vecinal en escaleras y calles

Monitores de 'cau' y el sindicato de cuidadoras sin papeles se ofrecen para cuidar de los más vulnerables

El Sindicat de Llogaters elabora un plan de choque con 10 medidas como una moratoria en los alquileres

Helena López

Niños de distintos orígenes sostienen una bola del mundo.

Niños de distintos orígenes sostienen una bola del mundo. / ARCHIVO

El PDF lo encabeza un "ante la crisis del coronavirus, ayudémonos entre las vecinas de forma segura" y lo firma la Xarxa de Suport Mutu de Gràcia. Un documento para activar grupos de contacto en las escaleras y tramos de calle para mantenerse informados y detectar quien tiene necesidades específicas o puede ofrecer apoyo. Esta iniciativa nacida en el barrio barcelonés de Gràcia (y que cuenta ya con perfil de Twitter @SuportGracia) es solo una muestra de las decenas de redes de solidaridad vecinal que se están extendiendo por toda Barcelona. Desde asociaciones de vecinos hasta 'casals' y 'esplais' se están organizando para tejer una red de apoyo mutuo y no dejar a nadie en la estacada. Desde canguros gratis para familias que no tengan con quién dejar a sus hijos, hasta voluntarios para ir a hacer la compra de personas mayores para evitar que salgan de casa y corran riesgos innecesarios. Además de por mensajes de whatsapp a través de los grupos de escuelas, entidades y asociaciones, el gran medio de comunicación con el exterior estos días, estas iniciativas también se están dando a conocer por las redes sociales, medio que, además, está ayudando a que se multipliquen en distintas escaleras, calles y barrios.

El recién creado sindicato de cuidadoras sin papeles también ha llenado el Raval de Barcelona de cartelitos ofreciendo canguros gratis para las familias más vulnerables del barrio y el Lokal, punto de referencia para muchos vecinos, comunicaba este viernes que seguirá abierto, "para ayudar a informar, contactar y actuar". "Estamos viendo que se cierran espacios, se suspenden actividades mientras mucha gente del barrio está desbordada, sin saber bien qué hacer y, mientras la despiden, se queda aislada en casa sin red de apoyo. Necesitamos activar lo que ya tenemos, redes de apoyo mutuo y solidaridad, lugares de contacto, acciones que sean útiles y seguras para que la gente sepa sus derechos, sepa que es lo mejor o lo menos malo y no se encuentre sola, sobre todo la más vulnerable. Mucho no podremos hacer pero sí estar ahí para informar directamente o virtualmente para poner en contacto necesidades y posibilidades", reflexionan desde este refugio de apoyo mutuo y lucha desde hace más 30 años. 

Cobertura económica de los cuidados

El Sindicat de Llogaters junto a numerosos sindicatos de barrio han respondido a las medidas planteadas al inicio de esta crisis por la patronal con un plan de choque particular. "Ante la crisis y la excepcionalidad, instamos a los poderes públicos a decretar un Plan de Choque. La vida y las personas, primero. Impulsamos 10 medidas urgentes, entre las cuales una moratoria del pago del alquiler y las hipotecas", señalan. Este plan impulsado por los sindicatos de barrio pide también la cobertura económica de los cuidados "como medida excepcional para aquellos trabajadores que no puedan asistir a su lugar de trabajo, para hacerse cargo de terceras personas afectadas por el virus, convalecientes o afectadas por el cierre de los centros educativos, de las residencias de ancianos y de los centros de día".