05 jun 2020

Ir a contenido

EPIDEMIA GLOBAL

Coronavirus: Malestar en la Cerdanya por la llegada de barceloneses

"No está bien que gente de Barcelona venga aquí. Esto no son unas vacaciones", advierte el director del Hospital Cerdanya

El Periódico

Imagen de Alp, uno de los municipios de la Cerdanya.

Imagen de Alp, uno de los municipios de la Cerdanya.

La crisis del coronavirus, con el cierre de escuelas, el teletrabajo, el cierre de bares y restaurantes, el confinamiento y ahora el estado de alerta, ha motivado que ciudadanos decidieran salir de sus ciudades de residencia habitual rumbo a otros destinos de segunda residencia o vacacionales. Es el caso de muchos madrileños que han salido hacia la costa y también de los barceloneses, que han hecho lo mismo rumbo a la Cerdanya.

Las carreteras hacia esta comarca catalana, el túnel y el peaje del Cadí y, sobre todo, los comercios y supermercados de poblaciones de la Cerdanya han experimentado en las últimas horas una inusitada afluencia de barceloneses que han decidido instalarse aquí para pasar este periodo de confinamiento y que, claro, necesitan llenar la despesa. Los supermercados, carnicerías, verdulerías de Puigcerdà y otros municipios cercanos han trabajado intensamente las últimas horas para atender a los visitantes.

Uno de los equipamientos que está en alerta ya no solo por el virus sino también por la llegada inesperada de potenciales contagios es el Hospital de Cerdanya. Su director, Francesc Bonet, ha sido claro: "No está bien que gente de Barcelona venga hacia aquí" ha dicho recordando lo que ya señalan las autoridades: las medidas preventivas incluyen evitar desplazamientos y que no se tome este periodo de prevención ante la crisis del covid-19 como unas "vacaciones". Bonet recuerda las consignas de evitar los contactos sociales para evitar que los contagios se extiendan y de que en caso de sospechar que se tiene el virus, no se acuda al hospital, sino que se llame por teléfono.

El Hospital de Cercanya cuenta con seis habitaciones individuales, que podrían doblarse, por si hace falta aplicar medidas de aislamiento a algún paciente. El centro también ha organizado circuitos específicos para mover a aquellas personas que sean sospechosas de tener el virus. Asimismo, el personal sanitario se ha dividido en dos equipos paralelos; uno se dedica a atender a pacientes sospechosos y el otro, al resto. 

En las redes sociales 'Cerdanya' es tendencia en las últimas horas reflejando el malestar de ciudadanos con aquellos que han salido de Barcelona rumbo a esta comarca pirenaica.