efectos

El Gobierno prohíbe la entrada de cruceros en los puertos españoles por el coronavirus

La medida afecta también a los ferris procedentes de Italia y de momento durará 14 días

Cientos de viajeros han tenido que desembarcar esta noche en Barcelona antes de iniciar ruta

Cruceros en un muelle del Port de Barcelona.

Cruceros en un muelle del Port de Barcelona. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

Patricia Castán

Hace un par de día fue una naviera, Costa Cruceros, la que voluntariamente decidió suspender sus travesías por el Mediterráneo. Hoy jueves, ha sido el Gobierno quien finalmente ha blindado todos los puertos españoles a este tipo de transporte, a la vez que prohibía la entrada a ferris de pasajeros procedentes de Italia, para tratar de frenar los potenciales contagios de coronavirus.

La medida, que entra en vigor a las 00.00 horas de este viernes hasta las 23.59 del 26 de marzo, corrige el sinsentido de haber eliminado las conexiones aéras con Italia mientras que los barcos de pasaje seguían recalando y se habían convertido en el transporte alternativo entre ambos países.

Ningún crucero, sea cual sea su procedencia, podrá operar en los puertos españoles al menos durante dos semanas. Para que los buques ahora en ruta puedan desembarcar su pasaje, en este caso y excepcionalmente se permitirá la entrada en cualquier puerto español hasta las 00.00 horas del 15 de marzo. Una medida que implica que varios cruceros recalarán todavía en Barcelona durante los próximos dos días. Y no podrán volver a embarcar. 

El Consejo de Ministros extraordinario también ha enfatizado que esta medida temporal se podrá ir prorrogando por periodos de 14 días, en función de la evolución que siga la pandemia. Se estima ahora que la presencia de COVID 19 en un buque "tendría un impacto muy importante tanto en el pasaje y la tripulación como en los servicios sanitarios de la localidad donde atracara el barco".

Te puede interesar

La prohibición no se aplica a las naves de carga, ni con fines humanitarios, ni a los conductores de camiones que llegan por mar.

En paralelo, otras compañías de crucero han restringido su actividad. Princess ha suspendido todos sus itinerarios durante 60 días. La italiana MSC Cruceros había reajustado sus itinerarios por la mañana, eliminando puertos itialianos y algunas operativas. Al recibir la noticia del cierre de los puertos españoles ha tenido que tomar decisiones drásticas en casos como Barcelona, donde se encontraba atracado el MSC Grandiosa. Los pasajeros que habían embarcado hoy para iniciar su ruta han tenido que desembarcar precipitadamente, y el buque zarpará con destino a Francia e Italia, donde solo podrá dejar pasaje.