02 jun 2020

Ir a contenido

La Generalitat enoja al sector al dar solo 20 millones extra para asuntos sociales

El aumento de la partida para centros de discapacidad, tercera edad e infancia supone un incremento del 1%

Fuentes del sector muestran su decepción y tachan de "insuficiente" la mejora, sobretodo en dependencia

Elisenda Colell

Un anciano con una niña pequeña.

Un anciano con una niña pequeña. / JOSÉ LUIS ROCA

La Generalitat rectifica y amplía la partida de los nuevos presupuestos destinados a las personas con dependencia y niños que viven en centros de la Generalitat. En concreto, aumentarán en 20 millones los recursos, algo que el sector tacha de "insuficiente", especialmente en la inversión en la dependencia. Entidades, patronal y sindicatos reclamaban 90 millones más para los cuidados, y piden ahora saber cómo se van a concretar los recursos prometidos.

No es fácil precisar qué porcentaje de aumento suponen esos 20 millones, porque hasta abril no se conocerá qué parte de esa cantidad irá a dependencia y cuál a menores. Una forma de calcularlo es sumar ambos presupuestos: el presupuesto de la Generalitat para dependientes en el 2020 es de 1.594 millones y el reservado para menores acogidos en centros del Govern, de 306 millones. En total, 1.900 millones, por lo que la mejora equivale a menos de un 1%.

Salarios bajos y congelados

El principal problema que tienen las residencias y entidades de atención social públicas en Catalunya es que llevan 10 años percibiendo los mismos ingresos del Govern para prestar su servicio. Pero la demanda ha aumentado, los costes lo han hecho cerca de un 16%, mientras que los sueldos no se han elevado. "Tenemos trabajadores mal pagados, con unos convenios miserables, no encontramos gente para trabajar", sentencia Vicente Botella, presidente de la Unió de Petites i Mitjanes Residències (UPIMIR) en Catalunya.

Hace ya meses que el sector, con participación de las patronales, entidades y sindicatos, creó una mesa unitaria donde pedía una revisión y un aumento de las tarifas por el servicio que prestan. Algo que se tradujo en las nuevas cuentas de la Generalitat con 15 millones extra en 2020: en total un gasto de 1.594 millones. El dato irritó al sector, que estalló al salir de la presentación de las cuentas tildando los presupuestos de "tomadura de pelo". Este martes, en un encuentro con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresidente, Pere Aragonès, y el 'conseller' d'Afers Socials, Chakir el Homrani, les han prometido 20 millones para personas con dependencia e infancia. La cifra sigue muy lejos de los cálculos que hace el sector. 

Si todo el aumento prometido hoy fuera a los dependientes, serían 1.614 millones los que se invierten. Pero los representantes han contado que necesitan 1.669 millones de forma urgente para el 2020, y otros 300 millones en los próximos cuatro años. Unos fondos que, según ha expresado en reiteradas ocasiones el sector, deben de servir para "garantizar la dignidad de la atención". "No puede ser que estemos perdiendo dinero prestando servicios públicos", se quejan. 

La concreción, en abril

"Nos han dicho que hasta el mes de abril no sabremos en qué se concreta este gasto", explican fuentes presentes al encuentro. "Con esto no nos podemos permitir ninguna mejora salarial, no será significativa", explican fuentes del sector.

Este dinero extra, que no estaba presupuestado en un primer momento, sale de la "reducción del déficit" que el Gobierno Central prevé para este año 2020. Son un total de 72 millones de euros, que el vicepresidente Aragonès ya cifró en una sesión parlamentaria la semana pasada. Parte de este dinero, según expuso entonces Aragonès, irá también destinado a políticas de vivienda.