15 ago 2020

Ir a contenido

Respuesta contundente

Rusia adopta medidas draconianas para protegerse del coronavirus

Cuarentenas masivas, controles sanitarios en transporte y escuelas y anulación de grandes eventos económicos, entre otras respuestas

Marc Marginedas

Pasajeros, en el metro de Moscú.

Pasajeros, en el metro de Moscú. / EFE / EPA YURI KOCHETKOV

Rusia, y más en concreto la alcaldía de Moscú, están recurriendo a medidas draconianas de control para frenar la propagación del virus Covid-19, pese a que oficialmente, solo se han dado a conocer la existencia de una decena de casos en el país. Tras el cierre de la frontera con China y la limitación drástica de los vuelos procedentes de algunos países asiáticos ordenada al inicio de la crisis, un bando municipal emitido el pasado jueves por el alcalde moscovita, Serguéi Sobianin ha impuesto una “autocuarentena obligatoria” de dos semanas de duración a todos los recién llegados de varios países considerados como “de riesgo”, entre los que se encuentran, además de los mencionados habitualmente en las crónicas periodísticas, estados como España, Alemania, el Reino UnidoFrancia o incluso Suiza.  

El decreto municipal moscovita incluye un número de teléfono de una linea caliente al que los viajeros procedentes de estos estados, ya sean ciudadanos rusos o extranjeros, deben llamar para informar de su paradero, el número de vuelo de llegada y la fecha de viaje, datos que podrían utilizados en caso de que se empezasen a detectar infecciones. El propio alcalde Sobianin ya había dado a entender con anterioridad que el sistema de reconocimiento facial podía ser aplicado para perseguir a quienes violasen la cuarentena o para identificar a las personas que visitan a los pacientes aislados.    

El texto ha causado un gran revuelo en la capital rusa y ha motivado que la embajada de Francia emitiera a su vez otro comunicado en el recomendaba “vivamente” a sus ciudadanos que evitaran viajar a Rusia, ya que corrían el riesgo de que a su llegada a la capital rusa fueran puestos en cuarentena. La embajada de Italia hizo público en Facebook también un texto en el que aconsejaba a quienes incluso mostraran síntomas de una infección respiratoria leve se abstuvieran de realizar el desplazamiento ruso. Por su parte, la legación española ha emitido un tuit en el que informaba del “autoaislamiento” en el domicilio, al tiempo que daba cuenta de que en el aeropuerto de Moscú “se controlaba la temperatura” a todos los pasajeros.

 

Las suspensiones de próximos eventos políticos y conmemoraciones en los que el Kremlin invierte cada año grandes sumas de dinero y amplias dosis de prestigio han empezado ya a producirse. El Foro Economico de San Petersburgo, considerado como el Davos de Rusia, ha sido cancelado. Peligran, además, eventos como el referéndum sobre la reforma constitucional, programado para el 22 de abril, y sobre todo el tradicional desfile de la Victoria, que este año pretendía conmemorar por todo lo alto el 75 aniversario del final de la segunda guerra mundial y al que Moscú había invitado, en un intento de romper el asilamiento internacional del país, a personalidades como el presidente francés Emmanuel Macron o a su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Controles aleatorios a los chinos

Los controles aleatorios a los que están siendo sometidos los miembros de la nutrida colonia china presente en el país han provocado incluso las protestas de organizaciones de derechos humanos. La policía de Moscú y la de San Petersburgo han irrumpido en hoteles y pensiones donde habitaban chinos, en unas operaciones que han sido denunciadas y decritas como “de sesgo racista”. “Llevar a cabo asaltos no es agradable, pero necesaria”, ha justificado el alcalde Sobianin.