06 abr 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Najat El Hachmi: "La clase social determina más que la procedencia"

La autora catalana de origen marroquí publica el personal ensayo 'Siempre han hablado por nosotras'

La escritora protagoniza este viernes un cara a cara con la directora Mabel Lozano en el foro Cornellà Creació

Helena López

Najat El Hachimi, autora de ’Siempre han hablado por nosotras’.

Najat El Hachimi, autora de ’Siempre han hablado por nosotras’. / FERRAN NADEU

¿Qué es para usted el feminismo?

Feminismo es libertad, y solo puedes ser libre si puedes vivir en condiciones de igualdad. Si puedes ir por la calle sin tener miedo, si puedes tener las mismas oportunidades laborales que un hombre... 

¿En qué punto está el movimiento feminista?

Estamos en un punto muy álgido, pero con una contraofensiva muy importante contra el feminismo desde diferentes sectores. De repente, parece que en vez de hablar del machismo, se hable solo de los problemas del feminismo.

¿Quién cree que está detrás de esa contraofensiva?

Son fenómenos diferentes. La ofensiva principal es la del machismo, eso no hay que olvidarlo, y es la que se expresa, por ejemplo, a través de los discursos de la extrema derecha. En el caso de la extrema derecha española, es muy conocida; pero lo hace también a través del fundamentalismo islamista. Es un movimiento de reacción contra la liberación de las mujeres. El fundamentalismo está usando las 'fake news' sobre el islam para blanquearlo.

¿'Fake news'?

Sí, afirmaciones de personas que están en redes, en Youtube, que dicen cosas como que el voto femenino se lo inventó el islam. O cogen un pasaje concreto del Corán en el que se habla de tratar bien a las mujeres, pero obvian que habla de tratar bien solo a las esposas, a las casadas, y no habla de nada más; y se obvian también todos los pasajes que hablan de sumisión, de cómo educar a las mujeres para que sean obedientes… La fake news más importante que se ha extendido sobre el islam es que el islam es feminista. Esa es la gran mentira sobre el islam.

"No podemos dejar que la extrema derecha defina los debates; yo no voy a callar por la extrema derecha"

Muchas jóvenes reivindican el velo como gesto político antiracista.

Lo hacen, en parte, para defenderse del racismo, ¡pero para defenderse del racismo no hay que decir mentiras sobre qué somos! El islam no es feminista; no ha sido nunca feminista. Y lo que no me sirve es ese argumentario que están usando de ir a la época de Mahoma, para decir que el islam mejoró la situación de las mujeres, porque eso no se sustenta por ningún lado. Además, no tiene ningún sentido tener que irse tantos siglos atrás para defender nuestros derechos en el siglo XXI. 

Esas chicas aseguran hacerlo para reivindicar su identidad.

La idea de que el velo es tu identidad es una idea que han extendido y difundido las corrientes fundamentalistas, porque para mis abuelas el pañuelo no era identidad. Y después, detrás de esa elección, supuestamente voluntaria, que no tiene nada de voluntaria porque hay una presión social tremenda para que te pongas el pañuelo, como feminista te has de cuestionar cosas. Desde el feminismo te has de cuestionar las cosas que te marcan y que te determinan como mujer. ¿Por qué esa identidad solo la tenemos que hacer visible las mujeres? ¿Y por qué a través de un símbolo de discriminación importantísimo?

"El pañuelo es solo la punta del iceberg de un sistema muy bien articulado de opresión sobre nuestro cuerpos"

¿Usted cree que el pañuelo nunca es voluntario?

Lo que creo es que no se puede negar la carga discriminatoria del pañuelo, porque detrás del pañuelo, el significado último es que depende de cómo vayas vestida los hombres se comportarán contigo de una manera o de otra. El llamado feminismo islámico no es feminismo porque parte de la base de aceptar el marco general de sumisión la mujer. Parte de este marco, y a partir de ahí intenta mejorar la situación de la mujer, pero no rompe con ese marco. El pañuelo forma parte de un sistema que te obliga a taparte, a tener que llegar virgen al matrimonio, a tenerte que casar... Uno de los puntos de conflicto más importante es tenerte que casar, porque si llegas a cierta edad y aún no te has casado supones un problema. Supone también no tener libertad sexual, no poderte enamorar de alguien que no sea musulmán (si eres una mujer, si eres un hombre, sí). No nos permite vivir en pareja sin casarnos. No nos permite ser lesbianas. El pañuelo es solo la punta del iceberg de un sistema muy bien articulado de opresión sobre los cuerpos de las mujeres.

¿Por qué cree que a la izquierda le incomoda tanto el tema?

La sociedad de acogida, el resto de personas que no son musulmanas, han decidido que las musulmanas son las que llevan pañuelo, y por tanto no identifican como musulmanas a las que no llevan velo. Y ese es un problema de la sociedad de acogida. Lo de poner pañuelos en las listas electorales para dar una imagen de inclusión y diversidad es tremendamente racista, porque al final lo que estás haciendo es instrumentalizar a esa mujer porque lleva pañuelo; si no llevara pañuelo no te sería igual de válida. Y te da igual lo que tenga dentro de la cabeza, lo que te importa es lo que lleva encima. Y para mí eso es tremendamente racista. La inclusión no se hace con símbolos y con fotografías, se hace con políticas. Y en muchos casos, tienes el pañuelo en la lista pero no estás haciendo políticas sociales de integración. Y aquí en Catalunya desde que empezó la crisis no estamos haciendo políticas y eso tarde o temprano pasará factura. Nos cargamos planes de entorno, aulas de acogida… 

"Desde que empezó la crisis se dejaron de hacer políticas de integración y eso tarde o temprano pasará factura"

Usted es un personaje público, ¿qué le dicen esos políticos cuando les dice todo eso a la cara? 

Me dicen que esa deriva de incorporar el islam es por diversidad y porque somos un país de acogida. Yo les digo que no pueden obviar la carga discriminatoria que tiene una pieza como el pañuelo, que no pueden ser indiferentes ante el sufrimiento de tantas niñas que están viviendo situaciones de discriminación en el colegio, y no me dicen nada. Lo que más me sorprende es esa indiferencia. Esa indiferencia al saber que hay niñas a las que las obligan a llevar el pañuelo, que es un fenómeno nuevo y muy extremo que no tiene que ver con ninguna tradición cultural de origen, porque la mayoría de las que estamos aquí no venimos de Arabia Saudita, venimos de Marruecos y en Marruecos las niñas no llevamos pañuelo. La izquierda quiere hacer lo contrario que hace la extrema derecha, y como la extrema derecha es racista y racista contra las personas musulmanas y tiene una obsesión con esa cuestión, hacen lo contrario, que es incluir el islam. Pero es incongruente con la defensa de la laicidad que se le supone a la izquierda. 

Para acabar de enredar las cosas, está la extrema derecha instrumentalizando su discurso.

Sí, y es también de una hipocresía enorme, porque no puedes estar supuestamente preocupado por la situación de las mujeres musulmanas para legitimar tu discurso machista, y a la vez estar diciendo que no existe la violencia machista. Pero no podemos dejar que la extrema derecha decida los debates. Yo no callaré por la extrema derecha. No podemos callar por la extrema derecha. 

No solo no ha callado, sino que ha publicado un ensayo sobre el asunto. 'Siempre han hablado por nosotras'. En la presentación decía que el libro buscaba abrir un debate necesario. Seis meses después de su publicación, ¿cree que lo ha logrado?

Poner el tema sobre la mesa, sí, pero veo que las chicas que batallan contra el islam están completamente solas, no reciben el apoyo de prácticamente nadie y encima las acusan de ser promotoras del odio. Hay un tema muy importante que no se está hablando que es el de la desigualdad económica. Es uno de los temas más importantes a tratar. Hablar de clase social, la clase social determina más que la procedencia. Se está dividiendo a personas que pertenecen a la misma clase social. ¿Cómo me puedes hablar de personas blancas privilegiadas a las señoras de tu barrio que están viviendo una precariedad tremenda? ¿Esas son las mujeres blancas occidentales que a mí me oprimen? Tenemos que recordar de dónde venimos, como clase. Me gustaría que todas esas jóvenes que están haciendo una reivindicación del islam analizaran las situaciones socioeconómicas que están viviendo. Me gustaría que articularan un discurso de clase más que de defensa de la religión.