05 ago 2020

Ir a contenido

NUEVO ROCE EN EL EJECUTIVO

El Gobierno remite a Sanidad las decisiones sobre el coronavirus, tras la polémica con la guía de Trabajo

El Ejecutivo sale al paso de las críticas de la patronal a la guía de actuación en el ámbito laboral

Gabriel Ubieto / Agencias

Moncloa aclara que las indicaciones sobre el coronavirus las marca Sanidad. En la foto, Voluntarios desinfectan autobuses escolares en Tengzhou, China.  / SONG HAICUN / SIPA / VÍDEO: EUROPA PRESS

La guía práctica elaborada desde el Ministerio de Trabajo para informar a empresas y trabajadores de cómo gestionar un potencial contagio de coronavirus ha despertado una respuesta airada de la patronalLa CEOE y la Cepyme han calificado de "grave error" la publicación de esa guía de actuación, ya que consideran que las formas han contribuido a generar una mayor sensación de alarma. Desde Trabajo no se entiende la reacción de los representantes empresariales, pues el contenido de la guía es un resumen de la normativa ya vigente y la ministra Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, ha querido mandar, este jueves, un mensaje de tranquilidad a los trabajadores: "Este es un tema que está controlado". Por su parte, el Gobierno ha salido al paso de las críticas recordando que las decisiones sobre el coronavirus las toma el Ministerio de Sanidad. Fuentes del Ministerio de Trabajo insisten en que el comunicado de Moncloa ha sido pactado y coordinado entre ministerios.

Según la polémica guía, las empresas deberán paralizar la actividad laboral si detectan un brote del virus. Para los empresarios, la decisión genera alarma y confusión al no corresponder, opinan, con la evaluación del riesgo efectuada por el Ministerio de Sanidad. Otro elemento que ha molestado al empresariado es que la publicación de la guía la ha realizado Trabajo sin consensuarlo previamente con los agentes sociales. Algo que tampoco ha gustado a los sindicatos más representativos, CCOO y UGT; que, no obstante, evitaron manifestar públicamente tras el lanzamiento de la guía.

La ministra de Trabajo ha señalado que no cierra la puerta a citar a los agentes sociales para estudiar medidas extraordinarias ante la crisis del coronavirus, pero que de momento estas no son necesarias. "Si fueran necesarias medidas excepcionales, que insisto, deseo y espero que no haya que tomar, obviamente serán negociadas con ellos", ha afirmado Díaz este jueves, en declaraciones ante los periodistas.

La Generalitat de Catalunya también ha manifestado su malestar con la guía del Ministerio de Trabajo y lo ha hecho por boca del 'conseller' de Treball, Chakir El Homrani. En declaraciones ante los periodistas, El Homrani ha considerado que el documento de Trabajo invade competencias de su departamento, ya que en lo referente a la autorización en caso de expediente de regulación de empleo (ERE) por "fuerza mayor", quien determina la casuística en Catalunya es el Departament de Treball. "Creo que estaría bien que cuando hablas de competencias que no son tuyas, hables antes con las administraciones competentes", ha declarado el 'conseller'.

El Govern, junto a sindicatos y patronales, está elaborando en el marco del Consell de Relacions Laborals su propia guía para asesorar a las empresas ante la crisis del coronavirus. La previsión del Departament de Treball es enviarla a las empresas a lo largo de la próxima semana.

El Gobierno remite a Sanidad la última palabra

El Gobierno ha salido al paso de estas críticas aclarando que todas las indicaciones sobre la evolución del coronavirus y las medidas a adoptar para afrontar la enfermedad las emite el Ministerio de Sanidad. En un comunicado, la Secretaría de Estado de Comunicación subraya que "todo el Gobierno" sigue las indicaciones concretas del Ministerio de Sanidad, que se basan en un seguimiento constante de la situación, transparencia informativa, toma de decisiones de acuerdo a la evidencia científica y "coordinación total" entre las distintas administraciones del Estado.

El Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz trasmitió este miércoles a las empresas que la paralización de la actividad laboral en un centro de trabajo debería adoptarse si existe un peligro "grave, inminente e inevitable" de contagio del coronavirus, y aclaró que la interpretación de la situación de riesgo debe ser "restrictiva". Desde Trabajo insisten en que los supuestos de emergencia civil no se dan en España actualmente.

A raíz de esta guía, el PP ha anunciado que pedirá la comparecencia en el Congreso de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, como máxima responsable de la comisión interministerial sobre el coronavirus, para que explique las medidas ante esta epidemia y especialmente el contenido de esas recomendaciones del Ministerio de Trabajo.

En una entrevista en RNE, la vicepresidenta de Política Social del PP, Cuca Gamarra, ha criticado la "falta información" a este respecto y ha reprochado que el Gobierno no haya establecido un "diálogo social" con sindicatos y patronal para elaborar esta guía de actuación en el ámbito laboral.