01 abr 2020

Ir a contenido

Desembarco esperado

Los pasajeros del crucero atracado en México esperan pruebas de coronavirus

Las autoridades mexicanas informaron que aplicaron test médicos a un tripulante y un pasajero que tienen problemas respiratorios pero hasta el momento descartan contagios del COVID-19

El Periódico

El crucero Meraviglia en Cozumel, México.

El crucero Meraviglia en Cozumel, México. / EFE

El crucero Meraviglia esperará conocer los resultados de las pruebas médicas aplicadas por las autoridades mexicanas a un tripulante y un pasajero, para que los turistas pueden descender en la isla de Cozumel, Caribe mexicano, informó la compañía naviera MSC.

Las autoridades sanitarias de México abordaron el Maraviglia, para confirmar el diagnóstico de Influenza tipo A de un tripulante y determinar todos los síntomas del tipo de infección respiratoria de una pasajera de 13 años.

Casos de coronavirus

Mientras se anuncian los resultados de estos exámenes, el crucero permanecerá en Cozumel hasta la noche de este viernes para “permitir a los huéspedes (del barco) disfrutar de la ciudad y sus atracciones”, señaló la empresa naviera.

El alcalde de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis, y las titulares de las secretarías estatales de Salud y Turismo, Alejandra Aguirre Crespo y Marisol Vanegas Pérez, aseguraron que Cozumel nunca estuvo en riesgo y que sigue libre de casos de Coronavirus.

La secretaria de Salud, Alejandra Aguirre, confirmó que los dos pacientes "están estables", que el tripulante de 27 años de edad "está en periodo de remisión" y la niña de 13 años está iniciando el período de remisión.

Atractivo turístico

La isla mexicana de Cozumel está considerada como el principal destino de cruceros en México y el Caribe, ya que recibe al año más de cuatro millones de 'cruceristas'.

La llegada del crucero Meraviglia despertó mucha expectación entre los turistas que vacacionan en la isla, muchos acudieron al muelle de Punta Langosta para ver el enorme trasatlántico que permanece anclado sin que puedan bajar sus ocupantes.

En su último día de vacaciones Ivonne Carmina Sánchez Reyes, originaria de la Ciudad de México, decidió ir junto con su esposo a la zona donde está la embarcación. Se enteró a través de las redes sociales y por familiares que se pusieron en contacto.

Eréndida Mejía Martín, residente de Cozumel, habló sobre el temor generalizado entre la población local, en especial después de las fuertes afectaciones que tuvieron en 2009 por la crisis de la influenza.

“Nos enteramos que no iba a atracar porque traía un enfermo, supuestamente habíamos oído que traía influencia estacionaria, pues bueno teníamos temor de que fuera coronavirus, lo único que supimos es que hicieron una manifestación o como un paro para que no bajaran los del crucero”.