01 abr 2020

Ir a contenido

Comparecencia en el Congreso

Sanidad ampliará los espacios sin humo y limitará más la publicidad del alcohol

Illa pretende impedir el consumo de tabaco en recintos al aire libre y dentro de los vehículos

El ministro anuncia en el Congreso una ley para frenar la ingesta alcohol entre los menores

Efe

Dos mujeres jóvenes fuman sendos cigarrillos hechos con tabaco de liar, en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona.

Dos mujeres jóvenes fuman sendos cigarrillos hechos con tabaco de liar, en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona. / RICARD CUGAT

El Ministerio de Sanidad modificará la ley del tabaco para ampliar los espacios libres de humo y, en este sentido, analizará la posibilidad de proteger mejor la salud en los recintos deportivos al aire libre y dentro de los vehículos, además de ser favorable a aumentar el precio del tabaco.

Lo ha anunciado el ministro Salvador Illa en su primera comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso, donde expone las líneas generales de su departamento, en la que ha asegurado que son medidas que se abordarán en un Plan Integral de Reducción del Tabaquismo, en el que contará con la participación de otros ministerios y administraciones.

El objetivo es "dar un paso más" para prevenir el tabaquismo, para lo que Sanidad también baraja la introducción del empaquetado neutro del tabaco "en la línea que ya han iniciado otros países de nuestro entorno como Francia".

Illa ha señalado que este Plan debe abordar el cumplimiento de la ley del tabaco vigente, "con el fin de que se respeten los espacios existentes sin humo" y también la modificación de la propia norma para ampliar estos espacios. En este sentido, ha explicado que analizará con los ministerios implicados, como los de Interior y Cultura y Deporte, para ver cómo se puede "proteger mejor la salud en espacios deportivos al aire libre, o, por ejemplo, dentro de los vehículos".

Ampliar la fiscalidad del tabaco

Illa también ha mostrado su intención de trasladar al Ministerio de Hacienda su "posición favorable" a ampliar la fiscalidad sobre el tabaco y otros productos relacionados. "Los precios del tabaco en España se encuentran entre los más bajos de Europa, con un precio medio de la cajetilla de aproximadamente de cinco euros, frente a los diez que tienen los países de nuestro entorno europeo", ha dicho el ministro. Sobre este asunto ha hecho mención también al "bajo precio" de algunos productos, como las picaduras de liar.

Por tanto, ha insistido, "tenemos margen para equipararnos a buena parte de nuestros socios comunitarios" y ha abundado en que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la subida de los precios es una de las medidas más eficaces para la reducción del tabaquismo. Esta medida, asimismo, sería "de alto impacto" para los menores y los jóvenes que se inician en el consumo de esta sustancia. Asimismo, ha estimado que la regulación de las nuevas formas de fumar debe equiparse a la que tiene el tabaco.

Illa ha dicho que para la elaboración del Plan también escuchará a todos los agentes del sector, aunque ha dejado claro que "en todo momento" el enfoque y prioridad del Ministerio es el de "la protección de la salud pública".

Frenar el consumo de alcohol entre los jóvenes

Illa también ha anunciado una nueva ley para proteger a los menores de los efectos del alcohol que entre otras medidas establecerá "mayores límites" a la publicidad, también la que esté en los puntos de venta. Afirmó que la norma quiere favorecer "un cambio cultural" para percibir "con mayor claridad" los riesgos del consumo de alcohol.

"Nos preocupa especialmente ser efectivos en la prevención del consumo de alcohol en los jóvenes, ya que los datos de los que disponemos ponen de manifiesto algunas conclusiones preocupantes", ha dicho Illa. Ha añadido que entre los jóvenes en España hay una baja percepción de los riesgos del alcohol para la salud, la edad de inicio al consumo es muy baja -14 años- y, además, los menores ingieren "grandes cantidades", sobre todo el fin de semana. "Cerca de 500.000 menores admiten beber cinco o más copas o cañas en menos de dos horas", ha dicho.