05 abr 2020

Ir a contenido

Proceso de investigación

Así se busca el foco de contagio del coronavirus

Por cada paciente infectado con el nuevo virus se deben encontrar a las personas con las que entró en contacto y asegurarse de que no se han contaminado

El Periódico / France Press

Hombres con máscarillas para prevenir el contagio de coronavirus.

Hombres con máscarillas para prevenir el contagio de coronavirus. / AFP

Buscar el foco de propagación del Covid-19 es una investigación meticulosa que potencialmente puede involucrar a docenas de personas: por cada paciente infectado con el nuevo coronavirus, se deben encontrar a las personas con las que entró en contacto y asegurarse de que no se han contaminado.

"Una investigación epidemiológica exhaustiva se llevó a cabo de inmediato para identificar y contactar a todos aquellos que han estado en contacto cercano con estos pacientes", ha explicado el Ministerio de Sanidad francés después de anunciar nuevos casos este miércoles 26 de febrero.

Según ha declarado el responsable de la agencia de salud pública de Francia encargado de llevar a cabo la investigación, Bruno Coignard, "el objetivo es contener la epidemia rompiendo las cadenas de transmisión".

Procedimiento de "rastreo de contactos"

El proceso de búsqueda comienza con un interrogatorio del paciente para poder identificar a las personas con las que ha tenido contacto cuando es potencialmente contagioso.

Una vez que estas personas han sido identificadas, son contactadas por epidemiólogos, que las clasifican de acuerdo con tres niveles de riesgo: cero o insignificante, bajo y moderado o alto. Este último nivel más elevado correspondería al "contacto cercano, cara a cara, dentro de un metro, durante un periodo suficientemente prolongado, entre 10 y 15 minutos”, ha asegurado el doctor Coignard. Esta sería, por ejemplo, la situación de una pareja.

Por el contrario, el nivel más bajo se refiere al personal sanitario, que suele estar bien protegido y mantiene “contactos ocasionales y breves" con el paciente. "Si te cruzas en la calle (con una persona contagiada), no hay razón para tener una transmisión", ha sentenciado Coignard.  

No obstante, el nivel más difícil de medir es el grado intermedio, ya que debe al ser débil debe dejarse a la apreciación del propio epidemiólogo.

Contención del virus

Una vez rastrados los contactos, se procede a dar instrucciones a las personas según su nivel de riesgo. Para quienes se encuentran en el nivel alto se les pide que se queden en casatomen su temperatura dos veces al día e informen a las autoridades de salud si tienen síntomas. Además, los sanitarios deben llamarles a diario para garantizar un seguimiento activo. En Francia, se proporciona un sistema de retribución para compensar la obligación de permanecer confinado en el hogar.

Las personas con un nivel de riesgo intermedio también deben tomar su temperatura dos veces al día e informar sus síntomas o fiebre, pero pueden salir. Para estos dos niveles de riesgo, el seguimiento es de 14 días, la duración máxima estimada del periodo de incubación (el intervalo entre el momento en que se contrae el virus y cuando se desarrollan los síntomas).

Finalmente, las personas cuyo nivel de riesgo se considera insignificante no tienen ninguna tarea especial que hacer.

Investigación de “varias docenas” de personas

Familiares, amigos, vecinos en un avión, personal de enfermería,…. Estas investigaciones pueden involucrar potencialmente a "varias docenas" de personas y movilizar a muchos profesionales, ha explicado también el doctor. Todo depende de cuán rápido se detecte un caso positivo y con cuántas personas ha estado en contacto.

Por ejemplo, uno de los pacientes positivos en Francia, un hombre de 64 años hospitalizado en Annecy, cuyo caso fue revelado el martes, proporcionó una lista de alrededor de 60 "sujetos de contacto", según la agencia regional de sanidad francesa Auvergne Rhône-Alpes.

Amplia variedad de casos

Por otro lado, se pueden dar "situaciones muy diferentes, con personas que han contaminado a muy pocas personas o  personas que han contaminado a muchas personas", según Daniel Lévy-Bruhl, de Public Health France.

"Es muy variable según la cantidad de virus que expongan según su vida social entre el momento en que comenzaron a mostrar signos y el momento en que se aislaron", ha señalado Lévy-Bruhl.

Falta de recursos

El dispositivo de "rastreo de contactos" se encuentra bien establecido en los países más desarrollados, aunque cada vez es más difícil de mantener a medida que aumenta el número de casos de coronavirus.

Según ha explicado un doctor del Institut Pasteur (París)Simon Cauchemez, si la enfermedad afecta a un gran número de personas, "ya no podemos tener el mismo enfoque para monitorear a todos los pacientes o aislar a todos sus contactos, porque ya no tenemos los recursos".

La investigación responde a "protocolos estandarizados" y los países los discuten regularmente, bajo el amparo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A nivel internacional, el mismo proceso se ha seguido durante otras epidemias: SARS entre el 2002-2003, MERS entre el 2012-2013 y Ébola en el 2014.