03 abr 2020

Ir a contenido

UNA LACRA SOCIAL

Dos asesinatos machistas en menos de 24 horas en Sevilla y Madrid

Un hombre mata a su mujer con una escopeta en Aznalcóllar y otro apuñala mortalmente a su esposa en Fuenlabrada

JULIA CAMACHO

Un hombre mata a su mujer a tiros en Aznalcóllar (Sevilla) y se suicida. / RAÚL CARO / EFE / VÍDEO: EFE

El machismo ha vuelto a cobrarse dos nuevas víctimas en apenas 24 horas en España. Una de ellas, en la localidad sevillana de Aznalcóllar. La otra, en el municipio madrileño de Fuenlabrada. Con estas dos mujeres asesinadas a manos de sus parejas son ya 13 las fallecidas por culpa de la violencia de género en el 2020 y 1.046 desde el 2003, año en que se comenzaron a contabilizar oficialmente estos delitos.

El martes por la noche, un  hombre de 51 años mató con una escopeta de caza a su mujer, María del Mar C., de 43 años, y después se suicidó disparándose con la misma arma. Fuentes de la Guardia Civil confirmaron este miércoles que la pareja convivía en el domicilio familiar donde ocurrieron los hechos y en el que se encontraba el hijo menor de la pareja, de 4 años, cuando tuvo lugar el crimen.

Ruidos de disparos

Fueron los vecinos quienes, sobresaltados, llamaron a emergencias alertando de ruidos de disparos y del llanto de un niño en una vivienda en pleno centro de la localidad. Al tener constancia de que el hombre, Eugenio L., podía estar armado, los agentes no dejaron entrar a los sanitarios hasta comprobar que no había riesgo. Pero al acceder al inmueble localizaron los dos cuerpos ya sin vida en medio de un charco de sangre y al lado de la escopeta de caza supuestamente empleada en el homicidio.

Fuentes de la investigación apuntaron  que el agresor llamó a una de sus dos hijas mayores, que tienen 20 y 15 años, para contarle lo que había hecho antes de acabar con su vida. El hombre tenía permiso de armas y no constan antecedentes por malos tratos.

En el rellano de la escalera

A poco más de 500 kilómetros, en Fuenlabrada, un hombre de 73 años apuñaló mortalmente a su mujer, de 75, minutos antes de la una de la tarde de ayer. Después intentó suicidarse, aunque los sanitarios lograron estabilizarlo y llevarlo al hospital en estado muy grave.

En este caso también fue una vecina quien alertó al 112 tras ver a la víctima en el rellano de la escalera sangrando abundantemente, con una puñalada en el cuello y otra en el tórax. A la llegada de los sanitarios ya había entrado en parada cardiorrespiratoria, que consiguieron revertir. Sin embargo, cuando ya estaba en la ambulancia camino del hospital volvió a sufrir un paro cardiaco y murió.