02 abr 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA

Tercer fallecido por coronavirus en el norte de Italia

Una mujer que llevaba tiempo hospitalizada ha muerto a causa del brote en Cremona, en la región de Lombardía

Se suspenden las escuelas y los espectáculos de todo tipo en el norte, incluido el Carnaval de Venecia

Efe

Asistentes con mascarillas protectoras en el carnaval de Venecia, que ha quedado suspendido.

Asistentes con mascarillas protectoras en el carnaval de Venecia, que ha quedado suspendido. / REUTERS / MANUEL SILVESTRI

Una mujer anciana ha fallecido este domingo por el coronavirus en Cremona, en la región de Lombardía, en el norte de Italia. Es la tercera víctima en el país, desde este viernes, cuando se detectó el foco. Ya son cerca de 140 los contagiados por el brote en Italia, según confirmaron las autoridades.

El concejal de bienestar social de la región de Lombardía, Giulio Gallera, comunicó en en rueda de prensa que la tercera víctima es una mujer anciana que se encontraba desde ya hace tiempo hospitalizada en el departamento de oncología de Cremona y que había dado positivo al virus.

Este tercer fallecimiento se une al del hombre de 78 años de Vo' Euganeo, en la provincia de Padua (Véneto), y al de una mujer de 77 años que estuvo en Codogno. Esta  falleció el pasado 20 de febrero en su casa por complicaciones respiratorias y dio positivo al virus en una prueba realizada tras su muerte. 

La cascada de medidas tomadas para frenar el brote de coranavirus llevan camino de paralizar buena parte de la actividades del norte de Italia. En Venecia se ha suspendido el Carnaval, en Milán cierran las escuelas y los espectáculos, mientras ya son cinco las regiones afectadas en las que se han detectado 132 infectados. Aún no se ha dado ninguna indicación sobre si acudir el lunes a trabajar, pero algunas autoridades ya han recomendado optar por el teletrabajo siempre que sea posible. 

A media mañana se conocía la aparición de dos positivos en Venecia. Poco después las autoridades del Véneto han anunciado la suspensión de las actividades programadas de su célebre Carnaval a partir de este lunes y hasta el próximo 1 de marzo incluso. Cualquier acto, aunque sea deportivo y al aire libre queda vetado en la ciudad de los canales.

Tampoco la primera división italiana  (la serie A) se ha librado. Tres partidos previstos este domingo han sido suspendidos, entre ellos el Atalanta-Sassuolo, que se iba a celebrar en Bérgamo, la misma ciudad donde el Valencia se enfrentó al Atalanta el pasado miércoles en la Champions. Nápoles, la ciudad a donde tiene un cita el FC Barcelona en la misma competición el próximo martes, está libre del virus. Por el momento.

Incluso las misas

Otro partido suspendido es Inter-Sampdoria. Milán, la capital de la Lombardía, en cuya área metropolitana residen más de cuatro millones de personas, es la más afectada por la medidas excepcionales. El gobernador de la región, Attilio Fontana, ha decidido "la suspensión de eventos o iniciativas de cualquier naturaleza, de eventos y de cualquier forma de reunión en un lugar público o privado, incluidos los de naturaleza cultural, recreativa, deportiva y religiosa, incluso si se lleva a cabo en lugares cerrados abiertos al público". También se suspende la apertura al público de museos y otras instituciones y lugares culturales. Las iglesias permanecerán cerradas.

La semana de la moda también se ha visto alterada.  El diseñador Giorgio Armani ha decidido celebrar a puerta cerrada, sin la presencia de público, los dos desfiles previstos para la tarde de este domingo a causa del coronavirus. En un comunicado, la firma señala que la medida pretende "salvaguardar el bienestar de todos sus invitados". 

 ¿Y las tiendas? "También vamos a evaluar esta posibilidad", explicó el concejal regional Giulio Gallera. Si la situación empeorara, "en la 'fase dos', se podrían tomar iniciativas más drásticas y rigurosas" como las adoptadas en Wuhan, según el gobernador de la Lombardía. 

Los aislados

Pero la peor situación se vive en las 10 poblaciones de la Lombardía y en una del Véneto que están aisladas desde el viernes. Sus calles están vacías, en lo que más puede parecerse a un estado de excepción. La policía se está desplegando para evitar que sus habitantes se vayan y el presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, ha advertido utilizará el ejército si es necesario. A quiénes osen desobedecer se les aplicará el código penal.