COMPARECENCIA EN EL PARLAMENTO

Castells anuncia una reducción de las tasas universitarias

El ministro promete aumentar las becas a los alumnos y acabar con los "sueldos de miseria" de los "falsos profesores asociados" de las facultades

El ministro de Universidades, Manuel Castells, en el Congreso de los Diputados.

El ministro de Universidades, Manuel Castells, en el Congreso de los Diputados. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Manuel Castells -que nunca ha salido de la universidad desde que entró en ella, con 16 años- ha sido el ministro más silencioso del Gobierno de coalición. Hasta ahora. El sociólogo, economista y nuevo titular de Universidades acaba de comparecer en el Congreso de los Diputados con artillería pesada, presentado todos los planes que tiene para poner patas arriba las facultades, desde bajar las tasas universitarias hasta aumentar las becas y acabar con la precariedad de los profesores asociados e investigadores. Eso sí, pidió ayuda a los parlamentarios de los diferentes grupos políticos para dar luz verde a los Presupuestos del Gobierno. Si no, no se podrá hacer nada de lo anunciado. "Ayúdenme a no defraudar a los jóvenes", imploró.

Catedrático de Sociología de la Universidad de California en Berkeley durante 24 años y propuesto por los Comunes para el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, Castells ha anunciado una inmediata revisión del sistema de becas universitarias para que los estudiantes tengan información muy clara -a ser posible antes de que comience el curso- sobre cuánto, cómo y cuándo recibirán la ayuda. A cargo de los Presupuestos Generales del Estado, las becas tendrán mayor financiación, con especial acento en las que se conceden por razones socioeconómicas. Asimismo, Castells pretende aumentar la dotación de las becas concedidas para cursar un máster.

Bajarán las tasas

Si las becas aumentarán, lo que se reducirá serán las tasas universitarias, que volverán a tener los niveles previos a 2012, algo que pasa necesariamente por una reforma normativa y un acuerdo con las comunidades autónomas. El objetivo del ministro es que lo que paga un alumno universitario vuelva a tener no un mínimo (como ocurre en la actualidad) sino un máximo.

El tercer objetivo prioritario del equipo de Castells es el de acabar con la precariedad del profesorado universitario, incluidos los investigadores. "Lo que hay es escandaloso", ha criticado el sociólogo poniendo el acento en los "falsos asociados" con sueldos "de miseria". Castells ha propuesto crear figuras contractuales con "condiciones dignas".

Bocadillos en Euskadi

A pesar de que Castells ha sido hasta ahora un ministro silencioso -formará parte también de la mesa del diálogo entre el Gobierno y la Generalitat- el sociólogo ha aclarado que no ha parado de trabajar. De hecho, presumió de trabajar a lo largo de su vida una media diara de 10 horas. La semana pasada estuvo en Euskadi, visitando su universidad. Fue una reunión desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. No salieron ni para comer. "Teníamos cuatro bocadillos al lado del mesa", ha bromeado el titular de Universidades, que se recorrerá las 49 facultades públicas restantes de todo el territorio español (las privadas deberán esperar). La semana que viene viajará a Barcelona y las siguientes semanas, a Extremadura y a la UNED.

Castells fue muy crítico con las pseudouniversidades que se basan en la enseñanza 'online' y que son una "estafa". Dentro de sus planes está el desarrollo de la enseñanza superior virtual de calidad (UNED incluida).

Luchar contra el abandono de los estudios universitarios por parte de alumnos que se rinden en el primer o segundo año, promover la igualdad entre hombres y mujeres y fomentar la ecología en todas las facultades están también dentro de la agenda de Castells, calificado de "superministro" por parte de los miembros de Ciudadanos, que le criticaron por formar parte de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat.

Te puede interesar

Negociación entre el Gobierno y la Generalitat

Castells ha dejado claro que dicha mesa será una "negociación seria, importante y responsable" en la que participará como miembro de la comisión del Gobierno y en la que defenderá la Constitución española. "Y apartir de ahí, negociaremos. Liquidar ese diálogo puede ser letal. Nos movemos en un terreno muy complicado", ha concluido Castells, que recordó que aceptó el cargo de ministro por una "obligación ética" autoimpuesta para apoyar un esfuerzo progresista y conciliador.