08 abr 2020

Ir a contenido

Gran despliegue policial

Atacados a pedradas autobuses en Ucrania con repatriados por el coronavirus

Un total de 300 guardias nacionales velarán por la seguridad de los 72 evacuados, que pasarán la cuarentena en un centro médico

Las autoridades ucranianas denuncian una campaña de desinformación destinada a extender el pánico, aunque no revelan su origen

Marc Marginedas

Atacados a pedradas autobuses en Ucrania con repatriados por el coronavirus. / VALENTYN OGIRENKO / REUTERS / VÍDEO: REUTERS

Barricadas, pedradas, neumáticos ardiendomás de dos decenas de detenidosautobuses destruidos, llamamientos que son ignorados por la población local…. Este viernes, un día después de que los residentes de Novi Sanzhary, una pequeña ciudad de provincias en el centro de Ucrania, mantuvieran duros enfrentamientos con la policía local en protesta por el confinamiento en unas instalaciones próximas de evacuados de China debido a la epidemia por coronavirus, las autoridades de Kiev han intentado restaurar el orden en la población enviando un total de 300 guardias nacionales, al tiempo que han culpado de los desórdenes vividos a "campañas de desinformación" de origen no determinado.

“¿No hay otro lugar (en el país) donde se pueda internar a 50 pacientes?”, se quejaba Yuriy Dzyubenko a la agencia Reuters. Otra persona interrogada sugirió la zona de exclusión alrededor de la central de Chernobil como lugar adecuado para que los regresados del país asiático pasen el periodo de cuarentena.

Pésima imagen internacional

Las propias autoridades ucranianas han reconocido la pésima imagen internacional que han generado los incidentes, y para calmar los ánimos, la misma ministra de Sanidad, Zoriana Skaletska, ha anunciado que ingresará en el mismo centro sanitario donde han sido internados los evacuados.

 

“Decimos constantemente que Ucrania es un país europeo; a decir verdad, ayer me pareció que vivíamos en la Europa de la Edad Media”, ha criticado con dureza el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. Por su parte, el primer ministro Oleksiy Goncharuk ha denunciado la existencia de una campaña de desinformación que azuzó el pánico, aunque no identificó su origen. En concreto, el responsable ha hablado de una cadena de falsos correos electrónicos procedentes supuestamente del Ministerio de Sanidad que hablaban de casos declarados de infección por coronavirus, algo que ha sido desmentido de forma reiterada.

De hecho, las autoridades ucranianas han sometido a los evacuados a dos pruebas de sangre antes de embarcar en el avión y ninguno de ellos ha dado positivo. El grupo, formado por 45 ciudadanos ucranianos y 27 de otros países, habían aterrizado en Ucrania el jueves procedentes de Wuhan.