30 mar 2020

Ir a contenido

CONTENER EL BROTE

La búsqueda del 'paciente cero' que propagó el coronavirus a Europa desde Singapur

El virus se extendió en una reunión de una empresa británica de análisis de gas en el hotel Grand Hyatt

Reuters

Ciudadanos se protegen del coronavirus con mascarillas en Hong Kong.

Ciudadanos se protegen del coronavirus con mascarillas en Hong Kong. / JEROME FAVRE / EFE

Mientras los bailarines de leones se deslizaban entre las mesas de la sala de conferencias repletas de botellas de plástico, bolígrafos, cuadernos y portátiles, algunos miembros del personal de la firma británica de análisis de gases Servomex tomaron fotos de la actuación para traer buena suerte y fortuna. Pero la reunión de ventas de enero en un lujoso hotel de Singapur estuvo lejos de ser favorable. Alguien sentado en la habitación, o en las cercanías del hotel que es famoso por su ubicación o un club nocturno en el sótano, estaba a punto de coger el coronavirus.

Desde Corea del Sur a España

Tres semanas más tarde, las autoridades sanitarias de todo el mundo todavía están luchando por averiguar quién llevó la enfermedad a la reunión de una empresa que vende medidores de gas y que después se extendió a cinco países desde Corea del Sur hasta España, infectando a más de una docena de personas. Los expertos dicen que encontrar este llamado "paciente cero" es crítico para rastrear a todos los que están potencialmente expuestos a la infección y contener el brote, pero a medida que pasa el tiempo, se vuelve más difícil.

"Nos sentimos incómodos obviamente cuando diagnosticamos a un paciente con la enfermedad y no podemos determinar de dónde vino. Las medidas de contención son menos efectivas", dijo Dale Fisher, presidente de la Red Global de Alerta y Respuesta a Brotes,  coordinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un ciudadano de Wuhan

Las autoridades inicialmente insinuaron a los delegados chinos, que incluían a alguien de Wuhan, la ciudad china en el epicentro del virus que ha matado a más de 1.350 personas. Pero un portavoz de Servomex dijo a Reuters que sus delegados chinos no habían dado positivo.

Fisher y otros expertos han comparado la reunión de Singapur con otro incidente llamado "superdifusión" en un hotel de Hong Kong en el 2003, donde un médico chino enfermo transmitió el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) en todo el mundo.

La OMS ha abierto una investigación sobre el incidente de Singapur, pero dijo que es "demasiado pronto" para saber si es un evento muy extendido.

Un caso en Malasia

Una semana después de la reunión, que según el correo electrónico de la compañía incluía el equipo de liderazgo de Servomex y el personal de ventas global, surgió el primer caso en Malasia. El periodo de incubación de la enfermedad es de hasta 14 días y las personas pueden infectar a otros antes de que aparezcan los síntomas. La firma dijo que inmediatamente adoptó "medidas extensivas" para contener el virus y proteger a los empleados y la comunidad en general. Estos incluyeron el autoaislamiento de los 109 asistentes, de los cuales 94 eran extranjeros y habían salido de Singapur.

Pero el virus siguió propagándose. Dos delegados surcoreanos enfermaron después de compartir una comida buffet con el enfermo malayo, quien también transmitió la infección a su hermana y su suegra. Tres de los asistentes a la firma en Singapur también dieron positivo.

Un británico contagiado

Entonces comenzaron a aparecer casos en Europa. Un delegado británico infectado se dirigió a la conferencia en una estación de esquí francesa, donde otras cinco personas enfermaron. Se trata del empresario de 53 años, Steve Wash, que tras ser contagiado en Singapur,  transmitió el virus a varios compatriotas en los Alpes franceses. Cuando el delegado británico regresó a su ciudad natal en el sur de Inglaterra, el virus se propagó aún más. 

Otro caso vinculado surgió en España, concretamente un británico que reside en Mallorca, que también tuvo contacto con los participantes en la conferencia de la estación de esquí. 

Investigación en el hotel Grand Hyatt

Las autoridades de Singapur están luchando para realizar un seguimiento de los nuevos casos de transmisiones locales, muchos de ellos no vinculados a casos anteriores. La gerencia del hotel, el Grand Hyatt Singapore, dijo que habían realizado una limpieza exhaustiva y que estaban monitoreando al personal y a los huéspedes para detectar infecciones, pero que no sabían "cómo, dónde o cuándo" se habían infectado los asistentes a la conferencia.

Los bailarines de leones, que publicaron fotos del evento en Facebook, dijeron que estaban libres de virus. "Todos suponen que fue un delegado, pero podría haber sido un limpiador, podría haber sido un camarero", dijo Paul Tambyah, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad Nacional de Singapur. Agregó que era "muy importante" encontrar  al "paciente cero" para establecer otras posibles "cadenas de transmisión".

Pero el tiempo puede estar acabando. Kenneth Mak, del Ministerio de Salud de Singapur, dijo que el gobierno continuará tratando de identificar al proveedor inicial hasta que termine el brote, pero a medida que pasen los días se volverá más difícil. "Tal vez nunca podamos decir quién es ese primer paciente", dijo Mak.

Las oficinas de Servomex

Mientras tanto, las consecuencias de la conferencia continúan sembrando la inquietud semanas después del evento y miles de millas de distancia. Reuters visitó las oficinas de Servomex en los suburbios de la capital de Corea del Sur, Seúl. Estaban cerradas y a oscuras. Un guardia del edificio dijo que los empleados trabajaban desde su casa.

Un aviso publicado por la administración del edificio indicó que un paciente con coronavirus había entrado en el complejo, mientras, varias mujeres hablaban sobre si ese contagiado habría utilizado el ascensor. "¿Crees que el infectado habría subido por este ascensor o por el otro?" dijo.