DEBATE SOBRE LA EUTANASIA

Países Bajos niega el bulo de que prepara una "pastilla letal" para mayores de 70 años cansados de vivir

Diarios y televisiones españolas han publicado que el Gobierno neerlandés ya "había empezado a tramitar la puesta en marcha" de "una píldora venenosa", que "no necesitará prescripción médica, ni justificar un problema de salud"

El doctor Philip Nitschke, activista proeutanasia, posa con su ’kit para el suicidio’ en Londres, el 7 de mayo del 2009.

El doctor Philip Nitschke, activista proeutanasia, posa con su ’kit para el suicidio’ en Londres, el 7 de mayo del 2009. / Reuters / Stefan Wermuth

Se lee en minutos

Efe

Los supuestos planes del Gobierno de Países Bajos para legalizar "una pastilla letal" que las personas mayores de 70 años "cansadas de vivir" podrían conseguir sin receta para poner fin a su vida ha incendiado esta semana a lectores e internautas.

En realidad, es un bulo que surge de la reciente publicación de un estudio sobre la eutanasia y del debate que trata de impulsar sobre este tema una de las formaciones que integran el Gobierno de coalición neerlandés, el partido progresista holandés D66.

Esta semana, diarios y cadenas de televisión españolas han publicado informaciones en las que se afirmaba que Países Bajos ya "había empezado a tramitar la puesta en marcha" de "una píldora venenosa", que "no necesitará prescripción médica, ni justificar un problema de salud" para que los mayores de 70 años puedan suicidarse si lo desean.

Indignación en las redes

Estas falsedades han causado gran indignación a usuarios de redes sociales, entre ellos miembros de partidos políticos contrarios a la eutanasia.

El bulo ha llegado también a Latinoamérica, y en países como Argentina algunos diarios explicaron 'Cómo es la pastilla letal que piensan implementar en Países bajos para los mayores de 70 cansados de vivir', o aseguraron que Países bajos aprobará tal píldora "que no necesitaría una orden médica".

Encuestas en Chile

En Chile, los medios incluso hicieron encuestas para preguntar a los lectores si les gustaría seguir los pasos del Gobierno holandés y legalizar la eutanasia.

Todo surge de una investigación encargada por el Ejecutivo holandés y publicada la semana pasada en ese país para determinar el número de ancianos que recurrirían a un procedimiento de eutanasia cuando sufran dolores típicos de la edad.

Ha sido este informe, y la conocida postura proeutanasia de uno de los partidos en el Gobierno, el D66, lo que ha dado pie a diferentes medios en España y América Latina a sacar conclusiones equivocadas.

¿De dónde sale la idea de la pastilla?

La supuesta píldora, 'Pil van Drion' (en neerlandés), está bautizada en nombre de Huib Drion, un jurista holandés que en 1991 sugirió la posibilidad de poner a disposición del ciudadano de tercera edad, de forma gratuita, una "hipotética pastilla" para que puedan quitarse la vida cuando sean mayores de 75 años.

Como confirma la Asociación Holandesa de Fin de Vida Voluntario (VVE), esta pastilla no existe en los Países Bajos, ni hay planes de legalizarla o producirla de forma oficial, aunque sí hubo una cooperativa, Coöperatie Laatste Wil (CLW), que decidió retar a las autoridades hace un par de años promocionando un polvo letal con una función similar a la Pil van Drion.

En la década de los noventa, la que fuera ministra de Sanidad, la progresista Els Borst, respaldó públicamente la idea de llevar a debate la legalización de la pastilla de Drion, lo que provocó un gran escándalo en el país y la obligó a olvidarse del tema. Desde entonces, ningún miembro del Gobierno trató de poner la cuestión sobre la mesa.

Entonces, ¿qué decía el informe?

El Comité de investigadores preguntó a 21.000 holandeses mayores de 55 años si, una vez alcancen una edad determinada, tengan que lidiar con achaques y consideren que ya han completado su ciclo de vida, les gustaría poder tener acceso legal a la eutanasia. Unas 10.000 contestaron que sí.

Te puede interesar

También preguntaron a 1.600 médicos de cabecera y estudiaron más de 200 solicitudes de eutanasia ejecutadas y rechazadas estos meses, para concluir la composición y el porcentaje de personas que, sin estar gravemente enfermas, no quieren seguir viviendo por las condiciones de la vejez.

El informe no se pronuncia acerca de cómo podría llevarse a cabo ese suicidio asistido, pero según la propuesta del D66, este proceso no consistiría en adquirir un fármaco sin receta para poder quitarse la vida en el hogar.