25 sep 2020

Ir a contenido

PUNTO TURÍSTICO DE LA COMUNIDAD CHINA

Mascarillas entre productos de lujo en La Roca Village

Dependientes de Montblanc, Loewe, Burberry y Prada en La Roca Village se protegen a pesar de que el virus no ha llegado a Catalunya

Este tipo de acciones ha generado la campaña antirracista liderada por ciudadanos asiáticos 'No soy un virus', secundada por colectivos como SOS Racisme

Manuel Arenas

Dos clientes pasean por las tiendas de La Roca Village con mascarillas protectoras por miedo a contraer el coronavirus, este miércoles.

Dos clientes pasean por las tiendas de La Roca Village con mascarillas protectoras por miedo a contraer el coronavirus, este miércoles. / Manu Mitru

¿Por qué llevan las tres dependientas de la 'boutique' Loewe, en el centro comercial La Roca Village, mascarilla? "Es simplemente por precaución", puntualizaba una de ellas este mediodía, admitiendo acto seguido que no existía aviso oficial de la propagación del coronavirus por la zona y que se trataba de una decisión de la empresa.

Hablamos, pues, de un coronavirus imaginario; una propagación fantasiosa e inexistente del virus a la que han reaccionado al menos cuatro marcas -Montblanc, Loewe, Burberry y Prada- de La Roca Village, centro comercial (con unas 140 tiendas) que se ha convertido con los años en un punto de referencia turística para la comunidad china en Catalunya. Circunstancia que, vinculada al origen chino de la epidemia, no ha pasado desapercibida a ojos de dichas empresas, cuyos trabajadores con mascarillas y en algunos casos guantes han declinado mayoritariamente atender a este diario.

Fuentes de La Roca Village aseguran a EL PERIÓDICO que están "monitorizando la situación atentamente y se tomarán las medidas preventivas que, en caso necesario, establezcan las autoridades sanitarias". Desde el centro comercial insisten en que se regirán por lo que marque la Organización Mundial de la Salud (OMS), si bien agregan que el hecho de que los dependientes de estas cuatro tiendas llevaran protección, depende de las políticas que deciden las empresas a título individual.

Preguntado por la decisión de estas marcas, uno de los vigilantes de seguridad de La Roca Village cuenta que "a nosotros nadie nos ha dicho nada, pero debe ser por el contagio de lo que está pasando ahora [el coronavirus]". "Ya sabes, la psicosis colectiva", bromea otro vigilante en la entrada del centro.

"No me molesta, pero que no me obligen a llevar mascarilla"

Más allá de las citadas excepciones, la mayoría de 'boutiques' de La Roca Village han decidido no tomar "precauciones" contra el coronavirus. Así lo han hecho también con carácter mayoritario los consumidores, de los cuales únicamente una pequeña minoría de origen asiático se paseaba por las calles del centro comercial con mascarilla.

"A mí personalmente no me molesta que los dependientes lleven mascarilla, pero sí que pido que no me obliguen a llevarla", comentaba un cliente chino a la salida de Burberry. Este tipo de acciones son las que han motivado el surgimiento de la campaña antirracista 'No soy un virus', que denuncia la discriminación contra la comunidad china a raíz del coronavirus, secundada por colectivos como SOS Racisme Catalunya o Antirracistas Madrid.

"Aunque en toda Asia la mascarilla está muy extendida, es verdad que en este caso parece un poquito racista", concluye Caiping Xie, responsable de la agrupación china del barrio de Fondo de Santa Coloma de Gramenet, epicentro catalán de esta comunidad. "Ayer una amiga me contó que entró al metro y una niña, en referencia al coronavirus, gritó: '¡Mamá, mira, una china!'. Hay que dejar claro que no todos los chinos llevamos el virus".