once personas detenidas

Destapan un fraude de seis millones de euros por el cobro de pensiones de fallecidos

La Policía analizó 75 cuentas bancarias de las cuales 40 eran pensiones disfrutadas durante más de 10 años

Los implicados eran, principalmente, hermanos, hijos, nietos y sobrinos, además de maridos, esposas, yernos y exparejas

Un coche de la Policía Nacional.

Un coche de la Policía Nacional. / Europa Press

Se lee en minutos

El Periódico / Agencias

La Policía Nacional ha destapado un fraude de más de seis millones de euros por el cobro de pensiones de personas fallecidas con la detención de once personas -una de ellas un empleado de banca- como presuntas responsables de delitos contra la Seguridad Social, estafa, falsedad documental y apropiación indebida.

Durante la operación, que se desarrolló durante 2019 en 21 provincias, se analizaron 12.586 abonos indebidos, 75 cuentas bancarias, 23 casos con más de 100.000 euros defraudados y 40 pensiones cobradas durante más de 10 años. Entre los casos investigados, 22 habían fallecido hace dos décadas y once de los fallecidos eran pensionistas españoles en el extranjero.

Los implicados eran, principalmente, hermanoshijosnietos sobrinos, además de maridosesposasyernos exparejas. Sin embargo, no todos los identificados han pasado a disposición judicial, entre otros motivos porque han fallecido, padecen enfermedades graves, tienen una edad avanzada o viven en Alemania, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Suiza y Venezuela.

Falsificación de justificantes y cartillas

Las pesquisas, según destaca la Policía, han supuesto "un reto para los agentes", que han intervenido en Álava, Alicante, Almería, Asturias, Barcelona, Cáceres, Cantabria, Córdoba, Gerona, Huelva, La Coruña, Las Palmas, Madrid, Málaga, Murcia, Orense, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Valencia y Zaragoza.

Te puede interesar

Destaca entre los casos investigados el de una mujer que se presentó en un banco con una "actriz" que se hizo pasar por su madre, fallecida cuatro años antes, con el objetivo de falsificar la firma de la titular de la cuenta. Con esta artimaña, la implicada consiguió sacar dinero en efectivo hasta en 200 ocasiones durante más de 20 años, que han supuesto en total un fraude a la Seguridad Social de más de 74.000 euros.

Otro de los casos acabó con el arresto del trabajador de un banco que facilitó 62 reintegros de la cuenta de una mujer fallecida mediante la falsificación de justificantes y cartillas mientras sacaba partido de la confianza de sus compañeros de oficina. Los agentes procedieron a detenerlo cuando sacaba dinero en un cajero. Hasta entonces, según la investigación, y para cometer el presunto fraude, aprovechó encuentros en el banco con personas mayores con el fin de hacer creer a sus compañeros que eran los verdaderos titulares de las cuentas.