02 abr 2020

Ir a contenido

'Gloria' llenó de nieve las estaciones de esquí del Pirineo | VÍDEO

El temporal prácticamente asegura la apertura en óptimas condiciones durante lo que resta de temporada

Efe

El temporal ’Gloria’ beneficia al turismo de nieve en el Pirineo. / VÍDEO: EFE

El temporal Gloria ha devastado el litoral catalán y los desbordamientos de ríos han causado numerosas pérdidas, pero su paso por Catalunya ha deparado también beneficios a algunos lugares como el Pirineo, donde las estaciones de esquí han recibido como maná la nieve caída durante el episodio meteorológico.

Tanto las instalaciones de Catalunya como las de Andorra y el sur de Francia han agradecido esas precipitaciones, que les aseguran prácticamente la apertura en óptimas condiciones durante lo que resta de temporada. Además, la nieve llega después de un exitoso estreno de campaña en el puente de la Constitución y de una de las mejores navidades que se recuerdan de los últimos años.

Ahora, la combinación ha vuelto a ser con la que sueñan los responsables de las estaciones, como es la de precipitaciones que dejan espesores de gran tamaño, con dos metros generalizados en el Pirineo Oriental, y, de inmediato y en fin de semana, sol para una experiencia de esquí agradable.

Desde La Molina, su responsable de mercadotecnia, Marta Viver, explica que "el Gloria ha sido muy positivo" en esta zona, y que si se mantiene el panorama se estará cerca del récord de hace dos años con 376.139 visitantes "o si no, se obtendrá seguro una muy buena cifra".

Viver apunta detalles como que las precipitaciones han permitido abrir espacios que, hasta el paso del temporal, permanecían cerrados por falta de suficiente espesor, como en su caso el eslalon 4Motion, que permite vivir una experiencia próxima a la competición profesional, u otros extras como las pistas de trineo.

Estaciones como Port del Comte, necesitadas de manto abundante para atraer a un público de proximidad que, en caso contrario, se escapa a estaciones cuya situación geográfica les garantiza mayores espesores en momentos complicados de la temporada, presumen esta vez de tener todas sus pistas abiertas.

Una de esas instalaciones que, en Catalunya, se asocia a nieve asegurada es Baqueira Beret, posiblemente una de las menos beneficiadas por el Gloria y que, sin embargo, acumula hasta 180 centímetros que, este pasado fin de semana, permitió imágenes de lujo durante la disputa de la clásica Marcha Beret.

En Andorra, la situación no puede ser mejor, aunque es el Pirineo más oriental el que ha vivido una situación más excepcional y el más beneficiado por el paso del temporal, como confirman los 230 centímetros de Vallter 2000.

La estación andorrana de Grandvalira ha recibido del Gloria más de un metro de nieve y presume este año de tener operativos sus 210 kilómetros de pistas. Sus responsables hablan de "pleno rendimiento" todo este febrero y de "grandes expectativas" por lo que se refiere a lo que resta de temporada, que en el mundo de la nieve tiene que ver en la mayoría de casos con la Semana Santa como traca final. Aquí se han alcanzado los 165 centímetros en las cotas más altas sin que bajen de 80 en las bajas, y ya se preparan para los principales eventos en el horizonte, como son San Valentín y Carnaval. También califican la situación de precipitaciones abundantes y sol posterior de "cóctel perfecto" y, aunque todavía es pronto para cerrar balance, se intuye una facturación de récord o muy próxima a él.

En otro de los valles andorranos, la estación de Ordino Arcalís, integrada en Grandvalira, presenta unos espesores de ensueño de entre 145 y 190 centímetros de nieve que, para las personas al frente de su funcionamiento, permiten unas "condiciones inmejorables" para la práctica del esquí. Otro lugar donde el Gloria también ha tenido su parte positiva es Francia y, en concreto, estaciones como Piau-Engaly, que llegan en las cotas altas a los 130 centímetros con la práctica totalidad de pistas abiertas, una situación no vista en muchos años.

En este caso, también el Pirineo Oriental fue el más beneficiado y los 180 centímetros de Porté Puymorens son prueba de lo que un portavoz de las estaciones francesas en España califica como "uno de los mejores inviernos que se recuerdan". Y todo gracias a la cara positiva del Gloria, con una destacada influencia en la economía pirenaica tanto en sus pistas de esquí como en todos los comercios y establecimientos que viven de su actividad y que, este año, están de enhorabuena.