14 jul 2020

Ir a contenido

FRONTERA SUR EUROPEA

La llegada de inmigrantes bajó en el 2019 pero aumentaron los fallecidos

585 personas perdieron la vida o desaparecieron al tratar de alcanzar suelo español

Las oenegés denuncian que se controle el flujo migratorio a costa de los derechos humanos

Julia Camacho

Llegada al puerto de Málaga de 63 inmigrantes subsaharianos rescatados por Salvamento Marítimo.

Llegada al puerto de Málaga de 63 inmigrantes subsaharianos rescatados por Salvamento Marítimo. / EFE / CARLOS DÍAZ

El número de llegadas de inmigrantes a las costas españolas descendió hasta casi la mitad durante el 2019 respecto del año anterior, con 33.261 personas llegadas a España a través de la denominada ‘frontera sur’ europea. Sin embargo, se trata de una cifra que, según denuncia la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A), se sustenta en un aumento del riesgo del trayecto, con 585 fallecidos o desaparecidos en el mar intentando alcanzar territorio español, 34 más que en el 2018. También denuncia la oenegé la desatención de los derechos humanos, ya que para reducir esos flujos "España ha subvencionado prácticas de violencia, maltrato y muerte en Marruecos contra la población subsahariana".

APDH-A publicó este lunes su balance migratorio anual 'Frontera Sur', en el que se constata que las llegadas descendieron hasta un 48,1% respecto del 2018, cuando se contabilizaron 64.120 personas. Sin embargo, los datos de la asociación arrojan un llamativo aumento del 12,58% en el número de menores, ya sea acompañados o solos, que se lanzan a la búsqueda del sueño europeo: 8.066 niños y niñas lo intentaron, con lo que los menores de edad ya suponen el 30% de esas llegadas. También se detecta un incremento en la llegada de marroquís respecto a los subsaharianos, mientras que baja el número de mujeres (suponen el 12,63% del cómputo total, fundamentalmente subsaharianas) debido sobre todo a la "enorme represión" desarrollada por Marruecos, según la asociación.

Triple hilera de concertinas

Es precisamente el papel jugado por Marruecos donde la APDH-A carga las tintas, al denunciar que España ha logrado contener el número de llegadas subvencionando al país vecino para que haga de gendarme. "El descenso de llegadas responde al apoyo de la UE a Marruecos con 140 millones para el control migratorio, la financiación para la compra de más de 300 vehículos todo terreno y a la instalación en el lado marroquí de la frontera de una triple hilera de concertinas", reprocha la entidad. Un respaldo implícito a las prácticas violentas contra los derechos humanos que realiza la Gendarmería, con continuas redadas contra la población subsahariana, deportaciones y la prohibición de residir en las ciudades del norte del país.

Asimismo, la oenegé lamenta que el refuerzo de Frontex –el servicio de vigilancia de fronteras—ha supuesto en la práctica la "militarización" de los rescates. Además, al dejarse en manos de Marruecos el rescate de embarcaciones en su zona de búsqueda y rescate, con un servicio de salvamento "en condiciones absolutamente precarias", se ha incrementado el número de fallecidos, contabilizándose 34 muertos o desaparecidos más pese al menor número de llegadas.