01 dic 2020

Ir a contenido

A PUNTO DE LA TRAGEDIA

Aterrizajes de emergencia para recordar

El avión que posó sobre el Hudson mostró cómo el temple del piloto puede salvar una situación de riesgo

El Periódico

La icónica imagen del US Airways Airbus 320 que aterrizó sobre el río Hudson.

La icónica imagen del US Airways Airbus 320 que aterrizó sobre el río Hudson. / AP / STEVEN DAY

Aterrizajes de emergencia no hay muchos, pero los pilotos son cuidadosamente entrenados para realizarlos. De hecho se dice que es donde se prueban la pericia de un piloto y la templanza de sus nervios. Pero son condiciones de riesgo que exigen un cuidadoso despliegue de todos los servicios del aeropuerto y el dispositivo de emergencias, así como el cierre exclusivo de las pistas solo para el avión que tiene problemas. Lo que se llama "un aterrizaje preferente", como el realizado por el avión de Air Canada este lunes en Barajas.

Esto en el caso en que pueda realizarse un aterrizaje de emergencia en un aeropuerto, porque la historia está llena de aterrizajes de máximo riesgo en las más variadas superficies. El más recordado por ello es el piloto Chesley Sullenberg, un comandante a punto de jubilarse que logró salvar a 154 personas con un aterrizaje de emergencia sobre el río Hudson en Nueva York, en el 2009. 

Una bandada de pájaros había entrado en sus motores cuando apenas llevaban cinco minutos de vuelo tras despegar del aeropuerto de La Guardia. Sullenberg improvisó un amerizaje sobre el río y quedó como el último héroe del aire.

Menos mediático -aún es desconocido- pero con los mismos nervios de acero fue el piloto de un avión de la compañía somalí Daallo Airlines, que logró aterrizar en Mogadiscio después de que una misteriosa explosión ocasionara un boquete en el fuselaje y un incendio a bordo. Logró "un aterrizaje seguro", es decir, haciendo la maniobra correctamente, con el avión incendiado.

O este pasado agosto, cuando un avión ruso aterrizó en un maizal sin una de las turbinas cerca del aeropuerto de Moscú.

En el mismo aeropuerto de Barajas han vivido varias situaciones semajantes a la de este lunes, como cuando un avión de Delta Airlines en el 2013 tuvo que volver a aterrizar poco después del despegue por un problema en el tren de aterrizaje. Logró reposar en tierra aunque se salió de la pista.

Como explicaba a Efe el director de operaciones de Enaire, Xavier Benavent, los aterrizajes de emergencia son muy habituales, con incluso más de uno por semana en la navegación española aunque suelen pasar desapercibidos, y solo algunos son "mediatizados" y no por motivos sobre la gestión aérea.

Benavent ha indicado que cada pocos días se activa una alerta de un avión en vuelo que solicita emergencia en un aterrizaje, similar a la ocurrida este lunes en Barajas por un vuelo de Air Canada, y que en cada caso se activan todas las medidas previstas, desde dar prioridad a las comunicaciones con su tripulación -con frecuencia de transmisión diferenciada- hasta los avisos a bomberos y otros equipos de asistencia y rescate.

"No ha sido más grave que otros que suceden y pasan desapercibidos", ha explicado Benavent.