25 oct 2020

Ir a contenido

día mundial

Un colectivo musulmán enseña a "ponerte el hiyab" en Balaguer

Una entidad de mujeres musulmanas celebra el día mundial del velo islámico

El ayuntamiento les retira el apoyo y les obliga a cambiar el cartel promocional

Elisenda Colell

Acto a favor del hiyab que el colectivo celebró el año pasado en Balaguer.

Acto a favor del hiyab que el colectivo celebró el año pasado en Balaguer.

Este sábado, 1 de febrero, es el Día mundial del hiyab. Se trata de un pañuelo que cubre la cabeza y el cuello (pero no la cara) y que usan mujeres musulmanas según marcan algunas interpretaciones del islam. Con motivo de esa jornada, un colectivo de jóvenes de Balaguer (Noguera) ha organizado un acto en el que enseñarán a ponerse esta pieza "bajo la premisa de la libertad de las mujeres a colocarsela". El consistorio, que según ellas apoyaba la iniciativa, lo niega, y les ha obligado a cambiar el cartel en el que aparecía como colaborador. La polémica está más que servida, porque muchas voces también han salido en contra.

"Nosotras defendemos que las mujeres que quieran ponerse el hiyab se lo puedan poner, pero también luchamos para que las mujeres que no se lo quieran poner y son obligadas a hacerlo no tengan que llevarlo", sostiene Bahija Tami, la fundadora y presidenta de Chabab Al Amal, entidad que cuenta con dos años de existencia y que, según exponen, la integran tanto chicas que llevan este velo como otras que no.

Chabab Al Amal organizó el año pasado una marcha y una charla sobre la libertad de llevar el hiyab con la colaboración municipal y de las juventudes de ERC "y no pasó nada", y en esta ocasión han incluido como novedad el taller para aprender a ponerse el pañuelo. "Queremos acercar nuestra costumbre, que la gente entienda cómo se siente una al llevarlo; es una tarea de sensibilización y empatía", justifica Tami.  

Pero la propuesta no ha sido bien recibida en las redes sociales ni por algunos vecinos, que en algunos casos las han tachado de "machistas" y "salafistas". La escritora Najat el Hachmi, con varias obras publicadas sobre esta cuestión, considera que este acto "niega la carga patriarcal que tiene el velo" y añade que "no se debe permitir que las organizaciones públicas se hagan cargo o promuevan actos religiosos de este tipo".  Además, tacha de "frivolidad" el taller del pañuelo en la vía pública. 

El ayuntamiento de Balaguer (gobernado por ERC) figuraba como "colaborador"en el primer cartel donde se exponía esta actividad. También el consistorio había autorizado una charla en un equipamiento municipal sobre el uso del hiyab. Horas después que estallara la polémica, el consistorio manifestó en Twitter que "se desmarca" del acto y que "no ha autorizado" el uso de la imagen municipal. 

Este viernes al mediodía la entidad ha cambiado el cartel, incluyendo el rostro de una mujer sin velo, y retirando el logotipo municipal. Y según explican las organizadoras, el mismo consistorio les ha emplazado a realizar la charla en otro local municipal. El ayuntamiento, más allá de este tuit, ha declinado hacer declaraciones a EL PERIÓDICO

Más allá de este acto, la polémica aviva el debate sobre la integración social y la multiculturalidad en Catalunya. El secretario de Migraciones de la Generalitat, Oriol Amorós, hace más de un año que visitó a estas mujeres y alabó su trabajo. Fue uno de los invitados en esta jornada, aunque justificó su ausencia por incompatibiliades de agenda, según explican desde Chab Al Amal.

Preguntada por este diario, ni la secretaría general de Migracions ni la de Afers Religiosos se han querido posicionar sobre este acto "Es un tema local", han argumentado fuentes de la conselleria d'Afers Socials.