22 feb 2020

Ir a contenido

Rumores tendenciosos

Coronavirus: las informaciones falsas alimentan el pánico

Detrás de muchos rumores inventados se encuentran estereotipos racistas

AFP

Personas con mascarillas compran en Hong Kong.

Personas con mascarillas compran en Hong Kong. / VINCENT YU / AP

Un vídeo de una joven comiendo una sopa de murciélago, evaluaciones exageradas, supuestas curas milagrosas... un diluvio de información falsa sobre la epidemia de coronavirus se está extendiendo en las redes sociales y alimentando los temores de las personas.

[Sigue aquí las últimas noticias del coronavirus].

En Hong Kong, Phoebe, una doctora de 40 años, dice que está consternada por los mensajes recibidos en los últimos días sobre el grupo formado por su familia en Whatsapp. "Vi información que recomendaba usar un secador de pelo para desinfectar la cara y las manos o beber agua caliente a 60 grados para mantenerse saludable", dijo a la AFP esta profesional médica que solo le dio su nombre. "También vi un mensaje en Facebook que recomendaba a las personas tomar Dettol (un desinfectante doméstico)", agregó.

Como especialista en salud, ella sabe que ninguno de estos procedimientos es efectivo y que incluso pueden ser peligrosos. Entonces ella advirtió a sus parientes. Pero, ¿cuántos mensajes de este tipo circulan actualmente?

Según los investigadores, abundan en internet y en las aplicaciones de chat en línea. Desde el anuncio a principios de enero de la aparición de este nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan, información falsa ha invadido la web.

Cristina Tardaguila, especialista en medios de comunicación en el Instituto Poynter, dice que más de 50 organizaciones de verificación de hechos en 30 países - verificación por terceros de "noticias falsas" - han identificado "tres oleadas" de noticias falsas. "Uno se refiere a los orígenes del virus, otro un medicamento de patente falsa y un tercero a cómo prevenirlo o tratarlo", dijo a la AFP.

Estereotipos racistas

Los periodistas responsables de la "verificación de hechos" dentro de AFP han identificado una multitud de información falsa. Una de ellas, que circula por Sri Lanka, dijo que los 11 millones de habitantes de Wuhan iban a morir. Otra, que los alimentos y las localidades en Australia estarían contaminados por este nuevo coronavirus, mientras que muchas publicaciones afirman que una solución salina hace posible protegerse.
Parte de esta información falsa mantiene prejuicios relacionados con los hábitos alimenticios en China o los estereotipos racistas.

Un vídeo que se ha vuelto viral muestra a una mujer comiendo un murciélago con palillos. Estas imágenes, publicadas en ciertos medios occidentales, quieren explicar que el apetito de algunos chinos por los animales exóticos está en el origen de la crisis. Este vídeo fue grabado en el 2016 en Palau, una isla del Pacífico, por un 'blogger'. Pocos medios transmitieron posteriormente esta información.

Aunque la tradición culinaria china utiliza muchos ingredientes desdeñosos en otros lugares y preocupa la venta de animales que viven en los mercados, el murciélago no se come con frecuencia.

En Australia, donde vive una gran comunidad china, aumenta la información falsa. Un parlamentario de Brisbane advirtió a sus electores el lunes en un comunicado de prensa falso del Ministerio de Salud advirtiendo a la población sobre los riesgos de desplazamiento en los suburbios con una alta concentración de personas de origen chino.

"Tener información falsa diseminada por imbéciles racistas crea una sensación de miedo e incertidumbre", dijo a la AFP.

"Miedo e incertidumbre"

En Internet, los sitios web de extrema derecha se han apoderado de la epidemia. Una de las primeras informaciones falsas que se difundió se refería a la existencia de una vacuna contra este nuevo coronavirus que habría sido patentada en 2015. En realidad, la patente en cuestión era para un coronavirus encontrado en aves de corral.

Hal Turner, presentador de la estación de radio de extrema derecha acusado de apoyar a los supremacistas blancos, publicó un artículo en internet que afirma que 112.000 personas ya han muerto en China y que 2,8 millones de ellas han sido puestas en cuarentena .

"El coronavirus es un proceso clásico que permite la propagación de rumores incubados en una atmósfera de miedo e incertidumbre", dijo a la AFP Robert Bartholomew, un sociólogo de Nueva Zelanda.

Los titulares sensacionales de los medios, y la desconfianza histórica del gobierno chino, han ayudado a difundir los rumores, agregó.

"Pero para muchas personas, la principal fuente de información son las redes sociales con fama de publicar historias no verificadas", dijo.

Para las autoridades sanitarias, este flujo constante de información falsa complica su trabajo.