04 jun 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA

Catalunya participa en uno de los primeros estudios para diseñar la vacuna del coronavirus

Investigadores del Irta han identificado la región concreta de la proteína S que será clave para fabricar el antídoto

Europa Press

Científicos investigan el coronavirus de Wuhan.

Científicos investigan el coronavirus de Wuhan. / Reuters

Un equipo de investigadores del Centro de Investigación en Salud Animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (Irta) de Catalunya participan junto a científicos del Laboratorio Nacional de Galveston y la Universidad de Texas en uno de los primeros estudios moleculares para diseñar una vacuna para el nuevo coronavirus.

(Siga en directo las últimas noticias sobre el coronavirus)

La investigación, que se ha publicado en la revista 'F1000Research', da pistas sobre la proteína implicada en el proceso de infección del nuevo coronavirus, que podría ayudar a desarrollar una vacuna y ahora los investigadores han empezado a trabajar para ampliar información sobre el origen y la evolución de la enfermedad, ha informado el Irta en un comunicado.

Por experiencia previa con otros coronavirus que se parecen genéticamente al de Wuhan, los científicos ya sospechaban qué proteína diana tenían que buscar en el nuevo coronavirus para trabajar en una posible vacuna. Se trata de la proteína S, que forma parte de la envoltura de todos los coronavirus, y en su estudio los investigadores han identificado la región concreta de esta proteína, que sería clave para hacer una vacuna del nuevo coronavirus.

Pruebas en animales

La investigadora del Irta-Cresa Júlia Vergara-Alert ha asegurado que el siguiente paso es "comprobar la eficacia de estas moléculas en el laboratorio para ver si serían buenas candidatas para hacer una vacuna; una vez hecha se debería comprobar en modelos animales.

No se ha confirmado todavía si el origen del nuevo coronavirus es animal, pero las predicciones del estudio apuntan a que los pollos y las civetas son los más sospechosos de entre todas las especies disponibles en la base de datos de genomas.

El investigador Joaquim Segalés ha dicho que para tener la certeza se tendrá que comprobar experimentalmente, aunque no descarta que haya otras especies de animales potencialmente susceptibles al nuevo virus.

El equipo del Irta ya tiene experiencia en realizar modelos animales para investigar otros coronavirus, como hacen desde hace más de cinco años con el Mers-coronavirus.