27 feb 2020

Ir a contenido

SIGUE LA BÚSQUEDA

Salvamento Marítimo localiza el cadáver del patrón del pesquero naufragado

El cuerpo ha aparecido en la zona donde se encontraron las balsas salvavidas sin abrir

Julia Camacho

Pesquero ’Rúa Mar’, desaparecido en el Estrecho.

Pesquero ’Rúa Mar’, desaparecido en el Estrecho. / EFE / MINISTERIO DE PESCA

Uno de los barcos recreativos que participan en el dispositivo de rastreo del Rúa Mar localizó este lunes a media mañana el cadáver de uno de los tripulantes de la embarcación naufragada y a la que se perdió la pista la madrugada del pasado jueves. El cuerpo se encontraba alejado de la zona donde desapareció el pesquero, y donde los cálculos de las corrientes marinas habían hecho que se concentraran los esfuerzos de búsqueda. Al parecer se trata del patrón del pesquero, Antonio Javier Maza, de 52 años, según fuentes de su familia.

También está desaparecido su hermano, Ángel, de 59 años, que viajaba como mecánico del pesquero. Otros cuatro, Iván, Daniel, Antonio y Óscar, permanecen en paradero desconocido. Antonio Javier y Ángel Maza estaban a escasos meses de jubilarse. Ambos son hermanos de Pedro Maza, presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras, y, a su vez, tíos del armador del 'Rúa Mar'.

Los familiares de los seis tripulantes desaparecidos, el patrón, un ingeniero mecánico y cuatro marineros, todos ellos de Algeciras, permanecen sin despegarse del puerto a la espera de noticias sobre el paradero de los suyos. A ellos es a quien primero se ha querido transmitir la información del cuerpo hallado. Desde la Subdelegación del Gobierno en Cádiz explicaron que tras ser avistado el cadáver, de un hombre blanco de mediana edad que llevaría un chaleco salvavidas, éste fue trasladado por un buque de Salvamento Marítimo al puerto de Tarifa para proceder a su identificación. Según fuentes de la investigación, se trataría del patrón del barco, Antonio Javier Maza, y todo apunta a que se encontraría en el puente de la embarcación cuando se produjo el naufragio. Fue hallado flotando a cinco millas al oeste de Barbate, en las inmediaciones del lugar donde este fin de semana se hallaron otros restos del barco.

Esos restos, como varios bidones de aceite y las dos lanchas salvavidas sin abrir, afianzaron la teoría de que el pesquero, de 14 metros de eslora, había naufragado a causa del temporal y la mala mar. La radiobaliza de emergencia saltó pasada la medianoche del jueves a unas 28 millas del Cabo Espartel, frente a las costas de Tánger (Marruecos). Y tenía intacto el sellado de apertura manual, lo que indica que se pudo activar en contacto con el agua tras volcar y que la tripulación tampoco tuvo mucho tiempo de margen para reaccionar.

Tras ser notificada la alerta en Salvamento, rápidamente se puso en marcha un amplio dispositivo de rastreo por aire, mar e incluso tierra, ante la esperanza de que hubieran podido ser rescatados por alguna embarcación marroquí. También se analizaron las diversas naves que esa noche cruzaron el Estrecho de Gibraltar para descartar, como ocurrió finalmente, cualquier posible colisión.

Al dispositivo de búsqueda formado por varios buques de Salvamento Marítimo y la Armada española se sumaron también una decena de barcos pesqueros de los compañeros de Barbate, donde tenía su sede el Rúa Mar, y Algeciras. En las próximas horas además está previsto que salga hacia el lugar el buque remolcador Clara Campoamor, al que ya se ha instalado un sonar del Instituto Español de Oceanografía y un robot articulado que se emplearán en la búsqueda del buque por el fondo del mar. Otro buque oceanográfico de la Armada está ya haciendo sondeos de la zona para detectar posibles puntos de interés en un área donde la profundidad alcanza los 500 metros. Pacheco ha insistido que, en cualquier caso, se mantiene aún activa la busqueda de posible supervivientes.