31 oct 2020

Ir a contenido

'Gloria' se despedirá con lluvias intensas tras arrasar el litoral

Protecció Civil mantiene la alerta al persistir el riesgo de inundaciones por desbordamiento de ríos

Elisenda Colell / Óscar Hernández

Calles de Llançà cubiertas de espuma blanca del mar.

Calles de Llançà cubiertas de espuma blanca del mar. / Joan Castro

Gloria, el temporal de lluvia, viento y nieve en el litoral mediterráneo, se disolverá este jueves pero antes volverá a dejar importantes precipitaciones en Catalunya a partir de este miércoles por la tarde. Esa es la previsión con la que trabaja Protecció Civil en base a los cálculos del Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) divulgados este martes por la noche tras la reunión de coordinación de los servicios de emergencia.

Sergio Delgado, director de Protecció Civil, ha explicado que pese a la tregua de precipitaciones que pudiera haber durante las primeras horas de este martes, se mantienen todas las alertas activadas por un nuevo frente de lluvias en las comarcas de Girona y en las Terres del Ebre. Los expertos reunidos en Interior han aconsejado a los centros educativos del Alt y Baix Empordà, Gironès, Selva, Pla de l’Estany, Baix Ebre, Montsià y Terra Alta que no den clases para que las familias que lo deseen no lleven a sus niños y se reduzca de esta forma la movilidad. La medida es menor que la aplicada ayer a los colegios del Maresme, que tuvieron que cerrar por el peligro del vendaval.

Nieve a partir de 1.500

Precisamente, el viento redujo ya anoche su fuerza y no se prevé el vendaval de las últimas horas, que provocó la mayoría de actuaciones de los bomberos. El oleaje se mantendrá, ya que suele tardar más días en reaccionar al cambio, y la nieve, que también provocó cierres de varias carreteras tanto en el norte como en el sur de Catalunya, subirá de cota hasta los 1.500 metros, según explicó Santi Segalà, jefe de previsión del Meteocat.

«Pese a ello, pedimos a todos los ciudadanos que sigan los consejos de los servicios de emergencia. La prudencia es una aliada magnífica en estas situaciones», dijo Brauli Duart, secretario general y número dos de la Conselleria d’Interior, mientras el ‘conseller’ Miquel Buch visitaba las comarcas de Girona.

Fuerte oleaje

Y es que el temporal afectó especialmente la costa del Empordà, donde el fuerte oleaje, con olas de hasta 12 metros, «dañó parte importante del litoral de forma excepcional, especialmente el mobiliario urbano», en palabras del propio Buch, tras reunirse con los alcaldes y responsables de emergencias de la zona.

En algunos casos, el oleaje y el fuerte viento provocaron que las olas y la espuma del mar llegaran hasta algunas callejuelas, como ocurrió en Llançà y Tossa de Mar, donde la marea blanca llegó a superar el metro de altura.

Aumento del caudal

Las lluvias provocaron que los caudales de los ríos crecieran exponencialmente, por ejemplo el del Onyar, cuyo caudal se multiplicó por 500, o el Ter, que a su paso por Torroella de Montgrí se multiplicó por 70 en términos de centímetros cúbicos. «Nos preocupa la acumulación de agua a lo largo de este miércoles», expusieron Buch y la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas. 

Ante la previsión de fuertes lluvias para esta tarde, la ciudad de Girona no bajará la alerta.  «Los ríos ya vienen llenos de agua, no partimos de cero», aseguró la alcaldesa Madrenas. Como prevención, especialistas del Ayuntamiento de Girona revisaron todos los bajos cercanos al río Onyar, unas 154 viviendas, por si hubiera que desalojarlas.

En Hostalric se ha procedido al desalojo preventivo de 40 personas de viviendas cercanas al río Tordera ante el peligro de que se desbordara de madrugada. Las familias evacuadas fueron trasladadas al teatro de la localidad, donde fueron atendidas por Cruz Roja y por personal destinado por el ayuntamiento.

27 carreteras cortadas

La red de carreteras también sufrió el efecto de Gloria. Esta noche, 27 carreteras permanecen afectadas. En ocho se necesitan cadenas. Otras 10 permanecenn intransitables por el agua. Y en cuatro habían caído árboles. Aunque la mayor afectación se registró por la mañana [este martes por la mañana] en la AP-7 que permaneció cortada en sentido norte cinco horas por nieve en el lado francés. Un accidente entre tres tráilers complicó más el colapso.

«Pedimos a los conductores que se informen de la situación viaria antes de salir, porque esta va cambiando continuamente, y que extremen la precaución», aconsejó Lourdes Puigbarraca, subdirectora del Servei Català de Trànsit. Aunque no se hubo accidentes mortales de tráfico, sí se produjeron 43 asistencias por parte del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) a personas contusionadas por el viento.  Una tuvo que ser ingresada grave en el Arnau de Vilanova de Lleida tras ser golpeda por un elemento desprendido en Alpicat.

La Comunidad Valenciana también resultó muy afectada por el temporal. En ella se registraron dos de las cuatro muertes de toda España. La ciudad de València pedirá la declaración de zona catastrófica.