15 ago 2020

Ir a contenido

LOS EFECTOS SOBRE LA SALUD

La crisis climática provoca 3.500 muertes prematuras al año en Catalunya

El Govern impulsa un programa para combatir la emergencia climática con la creación de un comité

En el 2018, perdieron la vida en Barcelona 351 personas debido a la contaminación por partículas

Efe

Una ’boina’ de contaminación cubre la ciudad de Barcelona.

Una ’boina’ de contaminación cubre la ciudad de Barcelona. / ALEJANDRO GARCÍA (EFE)

La crisis climática provoca al año 3.500 muertes prematuras en Catalunya y es la mayor amenaza global para la salud en el siglo XXI, por lo que el Govern ha impulsado un programa para combatir la emergencia climática, que incluye la creación de un comité científico que coordinará la lucha contra esta crisis.

El Programa de respuesta de Salut Pública para combatir el impacto de la emergencia climática en la población, presentado este lunes por la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, pretende ser un instrumento que permita disponer de datos e indicadores de las consecuencias de la emergencia climática en el bienestar ciudadano y así prevenir los efectos del cambio climático sobre la salud.

Plan del Govern

La 'consellera' ha explicado que "es necesario impulsar políticas y desarrollar nuevas acciones para reducir el impacto del cambio climático en la salud de las personas", a través de este programa, que pretende "diseñar y aplicar actuaciones" que se adelanten y prevengan los efectos perniciosos de la emergencia climática.

El programa prevé la creación de un comité científico experto en los efectos adversos del cambio climático y de un equipo de coordinación para combatir la emergencia climática dentro de la Agència de Salut Pública de Catalunya, que será coordinado con la comisión interdepartamental ambiental del Govern.

Recomendaciones de salud

El Departamento de Salut también pondrá en marcha en los próximos meses una web para que "la ciudadanía y los entes locales preocupados por el cambio climático dispongan de herramientas y recomendaciones de actuación para casos concretos en materia de salud", ha explicado Vergés.

"La cuenta atrás ha empezado y tenemos que deshacer aquello en lo que el cambio climático nos ha comido terreno -ha dicho Vergés-, siendo muy conscientes de que la emergencia climática es la mayor amenaza global para la salud en el siglo XXI".

Con esto, Vergés ha recalcado que este programa "da cumplimiento al mandato de la ley 16/2017 del cambio climático de la Generalitat, que en su artículo 13 se centra en políticas para garantizar la seguridad de la población en materia de salud".

351 muertes en Barcelona en el 2018

Por su parte, el secretario de la Agència de Salut Pública, Joan Guix, ha comentado que la evidencia científica, en contraposición a las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, muestra que el cambio climático tiene una incidencia real en la salud de las personas.

"En 2018, en Barcelona, la contaminación por partículas causó un mínimo de 351 muertes, y se asocia que una exposición a largo plazo a dichas partículas supone un incremento de la mortalidad cardiopulmonar del 6 al 13 %", ha argumentado Guix.

Incremento del polen

Los efectos del cambio climático en Catalunyaa se concretan en la subida de las temperaturas, que provoca inundaciones, sequías e incendios, el incremento del polen, sobre todo en árboles como los cipreses o los olivos, y la mayor contaminación del aire.

Asimismo, la emergencia climática causa la proliferación de arbovirosis, producidas por la reducción del ciclo de desarrollo de los mosquitos, de modo que en el 2019, por ejemplo, se dieron 139 casos de enfermedad por virus del dengue y cuatro casos de fiebre vírica por virus del zika en Catalunya.

Por otro lado, el cambio climático también provoca un problema de seguridad en la alimentación, debido al incremento de las toxiinfecciones alimentarias, que comportan nuevos riesgos y el incremento de los ya existentes.

"Con todo, y pese a que ya estamos actuando, queremos que se produzca un cambio cualitativo importante, que no solo minimice daños sino que los prevenga, especialmente en los más vulnerables, es decir, en los niños, los mayores de 65 años y las personas con enfermedades crónicas, sobre todo cardiorrespiratorias", ha declarado Guix.