24 feb 2020

Ir a contenido

acuerdo para la investidura de sánchez

Marlaska: "Ni un guardia civil va a salir de Navarra"

El ministro del Interior recalca que la petición del traspaso de esta competencia se lleva realizando desde el año 2000, cuando la negoció Aznar

Profundo malestar en las asociaciones de la Guardia Civil y especticismo en la Policía Foral navarra por la carencia de medios y efectivos

Juan José Fernández

El ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska en una rueda de prensa.

El ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska en una rueda de prensa. / PACO CAMPOS (EFE)

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este jueves que ningún guardia civil se verá obligado a abandonar Navarra tras el acuerdo alcanzado por el PSOE y el PNV para la investidura de Pedro Sánchez. El pacto prevé en el punto tercero el traspaso de las competencias de Tráfico a la Policía Foral "en el plazo de seis meses".

Grande Marlaska ha salido así al paso del acusado malestar que las asociaciones profesionales de la Benemérita están expresando en distintos foros desde que se dio a conocer el acuerdo entre socialistas y nacionalistas vascos, el pasado 30 de diciembre.

El ministro ha aprovechado la presentación del balance de seguridad vial de 2019 en la sede de la Dirección General de Tráfico para afirmar ante los periodistas que "ningún guardia civil va a salir de Navarra", pues, dijo, "necesitamos guardias civiles allí y en el resto de España, como en el País Vasco, en Catalnya, Extremadura o cualquier otra comunidad".

El asunto ha devenido en munición de los partidos de la derecha, que presentan la reclamación incluida por el PNV en el acuerdo como un plan para expulsar a la Guardia Civil de la comunidad Foral. El ministro ha contestado a ese argumento señalando que la cesión de la competencia de Tráfico al Gobierno de Pamplona cumple con una reclamación del conjunto de las fuerzas políticas regionales que se remonta al año 2000, y que, si bien forma parte del catálogo nacionalista, auspició la derecha. "Si se remiten a las hemerotecas, el presidente José María Aznar y el presidente Miguel Sanz, de Unión del Pueblo Navarro, hablaron del traspaso de las competencias", ha recordado el titular de Interior.

Enfado de los guardias...

Para Marlaska, que se anuncie la próxima salida de los guardias civiles de las carreteras navarras en un acuerdo de facilitación de la investidura de Sánchez "no es consecuencia en modo alguno" del pacto PSOE-PNV, sino que ya se había estudiado en la pasada legislatura esta petición.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) principal agrupación profesional en el Instituto Armado, deploró el traspaso el pasado 31 de diciembre en un comunicado, por cuanto "supondría el exilio de los 175 guardias civiles que desarrollan su labor como especialistas en la materia de tráfico en esta Comunidad".

Según la AUGC, el traspaso de esta competencia -que atribuye a "intereses ajenos a la seguridad pública"- ya supuso en el País Vasco y Catalunya que los guardias "fueron expulsados de las localidades donde prestaban su servicio, viéndose ellos y sus familias abocados a un traslado forzoso".

... e incredulidad de los policías forales

La transferencia de las competencias, según ha explicado el ministro, se hará según las posibilidades técnicas y económicas del Gobierno de Pamplona. El pacto con el PNV marca un plazo de seis meses, pero "no tenemos infraestructuras, ni medios humanos ni medios materiales", asegura un veterano de la Policía Foral navarra.

Entre los agentes de ese cuerpo, con 1.100 efectivos, no faltan los que recelan del traspaso por cuanto no se les ha anunciado aún cómo se hará, pese a que recientemente sí han tenido reuniones con representantes del gobierno autonómico para tratar otros asuntos de seguridad pública.

Para asumir la competencia, haría falta formar e incorporar a 175 agentes y una treintena de vehículos nuevos, en un comunidad con una media de 200 kilómetros de diámetro vigilable, y en la que "a menudo en el norte, en el área de Elizondo, trabaja un solo coche patrulla por falta de medios", relata la misma fuente.

Para asumir otra misión de la Guardia Civil, el rescate en montaña que llevaban a cabo los especialista del GREIM del instituto armado, se ha impartido un breve curso a la mitad de los efectivos del Grupo de Intervenciones Especiales (GIE) de la Policía Foral, integrado por 10 agentes. Es una formación  que estas fuentes policiales consideran "totalmente insuficiente".

Ninguno de los policías consultados en Navarra -una comunidad acostumbrada a la convivencia no poco problemática de "los cuatro colores", por los de los uniformes de Policía Foral, Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil- cree en la posibilidad de que el ejecutivo foral recurra a la "pasarela" para incorporar a guardias civiles a su nuevo servicio de Tráfico, como sí hizo en 1988 el gobierno de Jordi Pujol en Catalunya.

Grande-Marlaska ha anunciado que su departamento estudia el incremento de los efectivos de la Guardia Civil "que se redujeron durante el gobierno del Partido Popular".

Ha añadido que bajo el mandato de Sánchez ha aumentado el número de guardias civiles, que ejercen "un papel importante en la cohesión territorial" para mantener la conexión con el mundo rural. "La Guardia Civil no va a salir de Navarra", ha remarcado el ministro.