'OPERACIÓN DELIKAO'

La Policía libera a cincuenta 'esclavos' de una mafia china de drogas y prostitución

Les obligaban a trabajar 24 horas los siete días de la semana sin cobrar y sin poder comunicarse con el exterior

Hay 81 personas detenidas y se han incautado de más de veintidos mil plantas de marihuana

Detenidas 81 personas en uno de los mayores golpes a la mafia china en España. / GUARDIA CIVIL

Se lee en minutos

Nacho Herrero

La Policía Nacional ha cerrado una gran operación contra la mafia china en la Comunitat Valenciana que ha culminado con la detención de ochenta y una personas, la liberación de casi cincuenta víctimas de explotación laboral y sexual en condiciones de esclavitud y la incautación de más de 22.463 plantas de marihuana además de 80 kilogramos de cogollos de esta planta.

La organización desmantelada en la 'Operación Delikao' se dedicaba a la producción de marihuana mediante el alquiler de naves en polígonos industriales y a su posterior exportación a países de la U.E. Se tiene constancia de que entre 2018 y 2019 el grupo exportó 4.200 kilogramos de esta droga a diferentes países europeos.

. / MIGUEL LORENZO / El delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, explica en rueda de prensa la operación que ha supuesto un golpe a la mafia china en Valencia

La investigación se inició en febrero, aunque se trata de una extensión de unas pesquisas anteriores, los agentes tuvieron conocimiento de nuevos grupos integrados en la organización, y se ha desarrollado en siete fases, en la última de las cuales ha habido treinta detenciones.

Modus operandi

Aunque en principio la apariencia era que los grupos eran independientes, la investigación ha acreditado que se trata de células de una misma organización gracias al descubrimiento de una series de patrones comunes.

Todos los grupos se valían de las mismas personas para el montaje de la infraestructura de las naves de alquiler donde se cultivaba la droga (en total se han desmantelado diecinueve en la Comunitat) y utilizaban cuatro pisos en València como "depósito" para almacenar, envasar y preparar la marihuana para su envio. En algunas ocasiones también se adquiría marihuana dentro y fuera de España para enviarla.

Usaban también la misma mensajería privada para el envío de unos paquetes de unos 10 kilogramos y que se aseguraba que era ropa. En el caso de los envíos al Reino Unido las direcciones de entrega siempre eran las mismas. En el curso de la investigación se han interceptado cinco paquetes con 35 kilogramos de droga.

Esclavitud

Los agentes han liberado a 36 ciudadanos chinos y vietnamitas en las naves donde se cultivaba la droga y donde según aseguraron se encontraban sometidos a condiciones degradantes y de “semiesclavitud”. Habían sido traídos a España de manera clandestina para ser explotados y utilizados como mano de obra sin contrato ni coste para realizar actividades delictivas y no tenían documentación.

Las condiciones de habitabilidad en el interior de las naves eran muy precarias, insalubres y con deficitarias condiciones de higiene. Las jornadas de trabajo eran de 24 horas diarias, durante todos los días de la semana, debido a la necesidad de controlar permanentemente el cultivo y de garantizar la seguridad, evitando la intrusión de terceros.

Algunas de las víctimas han relatado que no podían salir a la calle ni comunicarse con el exterior, únicamente recibían comida para poder seguir trabajando "como auténticos esclavos", según relata la Policía. Los 500 euros mensuales que en su día les prometieron nunca llegaron. 

Además, se ha liberado a trece mujeres en seis pisos que tenía la organización en diferentes poblaciones de Valencia y Alicante, todas ellas son chinas y ejercían la prostitución bajo coacción. Fueron captadas con falsas promesas de empleo y a prostituirse para abonar la deuda del viaje.

Te puede interesar

La investigación ha comprobado que la organización tenía a las víctimas aisladas de la sociedad, encerradas en las viviendas y sin papeles para tener el control total sobre ellas y lucrarse con su explotación permanente pues la ejercían a cualquier hora del día o de la noche simulada bajo la práctica de masajes. 

No contaban con la posibilidad de descartar practicar sexo con determinados clientes y eran amenazadas con castigos si incumplían las normas y la mitad de lo que cobraban a sus clientes por los servicios que prestaban tenía que ser entregado para la “casa”.

Temas

Mafia