26 feb 2020

Ir a contenido

REUNIÓN CON LAS ENTIDADES SOCIALES

El Govern quiere que las suministradoras condonen la deuda acumulada de la pobreza energética hasta alcanzar un acuerdo

Presentan una propuesta de convenio donde las administraciones solo asumen el 40% de las facturas de los más vulnerables

Elisenda Colell

Manifestantes reivindican medidas contra la pobreza energética.

Manifestantes reivindican medidas contra la pobreza energética. / EL PERIÓDICO

Las administraciones catalanas quieren que las empresas eléctricas condonen toda la deuda acumulada de las familias vulnerables que viven en Catalunya y que no se pueden pagar la luz. Y para el futuro se comprometen a financiar el 40% de las facturas de la luz de estos hogares. Estas son las principales medidas de la propuesta de convenio sobre pobreza energética que este miércoles ha presentado el conseller d'Afers Socials, y que tendrá que negociar con Endesa, y el resto de eléctricas en Catalunya. La empresa dice no tener constancia de ninguna propuesta.

En agosto Endesa manifestó la voluntad de negociar el pago de la deuda de la pobreza energética en Catalunya, con cartas a los ayuntamientos que muchos consideraron "amenazadoras". En septiembre, la Conselleria d'Afers Socials, reunió a las cuatro diputaciones, el Ayuntamiento de Barcelona, la Taula d'Entitats del Tercer Sector i l'Aliança contra la Pobreza Energética, para discutir qué propuesta de convenio iban a presentar a la compañía. Y cuatro meses después el documento ha visto la luz. Ahora pues, se abre una negociación formal con la compañía, si bien a lo largo de estos meses ya ha habido contactos informales.

Es la segunda vez que la Generalitat da este paso para lograr los convenios que regulan la gestión de la deuda de la pobreza energética. La primera vez, en el 2017, las negociaciones no se llegaron ni abrir. Esta vez Afers Socials no se quiere marcar una fecha límite, aún no hay fecha prevista para el primer encuentro. Y, de momento, Endesa dice no haber recibido el documento, y por lo tanto, no se quiere pronunciar sobre el mismo. 

Deuda acumulada

El documento establece que toda la deuda acumulada de las familias vulnerables es responsabilidad exclusiva de la empresa. "Hace dos años las empresas se negaron a negociar las cantidades, por lo tanto asumimos que esta deuda es consecuencia de su irresponsabilidad y de la falta de voluntad de cumplir con la ley", ha expuesto el conseller d'Afers Socials Chakir el Homrani. Una deuda que en Catalunya se sitúa en los 21 millones de euros, según datos de Endesa. Y que en la ciudad de Barcelona afecta a 3.700 hogares por un coste total de 6 millones de euros. La empresa, en su momento, manifestó que esta deuda se debía de pagar al 50%, y exigió al consistorio Barcelonés que pagara 3 millones antes del 1 de octubre. 

Condonación del 60%

Según expone esta propuesta de convenio, todas las facturas que se emitan después del acuerdo, se financiaran de forma conjunta entre administraciones y empresa a través de un fondo de atención solidaria. El 60% de este fondo, según la propuesta, la debería condonar la eléctrica, y el 40%, las administraciones catalanas. Y de esta parte de las administraciones, la mitad de los fondos los pondría el Govern, y la otra mitad, el  mundo local. Es decir que la Generalitat se abre a financiar el 20% de las facturas de las familias más pobres Catalunya. De momento, de desconoce cuanto dinero va tener que aportar cada parte. L'Institut Català d'Avaluació de Polítiques Públiques está calculando el coste económico que podría representar.

Pendientes de la respuesta de Endesa, que ahora tiene la pelota en su tejado, todas las administraciones se han congratulado del acuerdo. La responsable del area social de la diputación de Barcelona, Lluisa Moret, ha felicitado la iniciativa, además de tratarse de un "frente común", porque la mesa de entidades y ayuntamientos se va a seguir reuniendo. "Los ayuntamientos han estado asumiendo la pobreza energética con dificultades y en solitario", ha explicado, por lo que el acuerdo de coordinación entre administraciones, ha dicho, "es clave". 

La regidora de Derechos Sociales de Barcelona, Laura Pérez, ha pedido a las eléctricas que firmen el acuerdo. "Si quieren hacer negocio con un derecho social se deben responsabilizar de ello". Misma crítica y petición de l'Aliança Contra la Pobresa Energética, que de hecho eran más partidarios que las eléctricas se hicieran cargo al 100% de toda la deuda siempre. "Este dinero no llega ni al 0,4% de sus beneficios", apuntó, aunque les gusta el proyecto de convenio. "Endesa no puede menospreciar a la ciudadanía", ha añadido.