29 mar 2020

Ir a contenido

OLA DE CALOR DE RÉCORD

Australia registra la mayor temperatura de su historia: 40,9ºC de media

El punto más caliente ha sido la localidad de Ceduna, al sur del país, con 46,5ºC

Europa Press

Bañistas en la playa de Gleneig, en Adelaida, al sur de Australia, este miércoles.

Bañistas en la playa de Gleneig, en Adelaida, al sur de Australia, este miércoles. / Efe / Kelly Barnes

Australia ha registrado este martes la mayor temperatura de su historia al alcanzar los 40,9ºC de media y supera al anterior registro del 2013, cuando se llegó a los 40,3ºC, según los resultados de la Oficina de la Meteorología australiana (BoM, según sus siglas en inglés).

Sin embargo, los meteorólogos consideran poco probable que las temperaturas sigan alcanzando estas cifras, que se han registrado debido a una ola de calor que asola al país desde hace unos días. El punto más caliente de Australia este martes fue Ceduna, al sur del país, donde se han registrado 46,5ºC, según la BoM.

"Se espera que la masa de aire caliente se desplace por todo el país en los próximos días y las condiciones de la ola de calor pueden pasar de severas a extremas", explican meteorólogos de BoM.

Hasta el momento, la ciudad de Oodnadatta, en el sur de Australia, ostenta el récord del lugar más caluroso con 50,7ºC, que se alcanzó el 2 de enero de 1960, y en estos días se prevé que los termómetros rocen los 47 grados.

En este contexto, un hombre de Perth ha decidido llevar a cabo un experimento: asar kilo y medio de carne de cerdo en el interior de su vehículo expuesto al sol. Stu Pengelly ha introducido el trozo de carne en un molde para horno, lo ha metido en su coche con todas las ventanillas y puertas cerradas, y lo ha dejado al sol durante 10 horas, revisando de vez en cuando cómo iba fluctuando la temperatura gracias a un termómetro.

Por otra parte, esta ola de calor ha coincidido con la actual lucha que están viviendo contra la sequía, que se ha producido en los últimos dos años, y con varios incendios forestales que se han iniciado a principios del 2019 en la región oriental de Australia.