20 sep 2020

Ir a contenido

Balance de la operación

Así funcionaba el clan criminal de Badalona que ganaba medio millón de euros al mes con el narcotráfico

Bajo las órdenes de un líder, la organización actuaba como una empresa las 24 horas del día, con unos roles perfectamente definidos, estructurados en áreas comerciales, logísticas y financieras

Los detenidos habían adquirido un gran parque inmobiliario a través de testaferros para blanquear el capital, entre ellos un piso en Santa Coloma que custodiaba parte del dinero y la cocaína

Anna Rocasalva

Durante los registros los mossos encontraron 1.413.800 euros en efectivo y multiplicidad de armas para la compraventa.

Durante los registros los mossos encontraron 1.413.800 euros en efectivo y multiplicidad de armas para la compraventa. / anna rocasalva

Turnos de ocho horas, trabajadores “asalariados”, tres áreas “empresariales” diferenciadas, personal de seguridad armado, mensajes en código, y hasta pisos francos convertidos en cajas fuertes repletas de euros y cocaína. Así funcionaba la sofisticada estructura de la organización criminal dedicada al narcotráfico, venta de armas y blanqueo de capitales, 24 horas siete días a la semana, y radicada en el barrio de Sant Roc de Badalona (Barcelona).

La investigación, que ha durado más de un año, ha permitido radiografiar la actividad de la estructura delincuencial en toda su dimensión, en cuanto al ámbito logístico y financiero y al circuito de distribución “de gran envergadura y del más alto nivel dentro de la venta local”, según el jefe de la División de Investigación Criminal (DIC), Antonio Rodríguez.

Bajo las órdenes del líder, la organización criminal funcionaba como una empresa las 24 horas del día

Seguridad armada

Bajo la férrea dirección y supervisión de un patriarca de etnia gitana, que ha admitido “dedicarse al narcotráfico desde hace más de 40 años” (incluso mantenía dos contabilidades paralelas para asegurarse que nadie lo traicionaba), el clan tenía una completa estructura empresarial, con unos roles perfectamente definidos, que permitían obtener medio millón de euros al año gracias a la droga.

El hermano del líder y, a la vez, su hombre de la máxima confianza, era quien se encargaba de recaudar los beneficios del principal punto de venta, situado en la calle Córdova de Badalona. El alijo de droga, ubicado dentro de un bloque, estaba protegido por fuertes medidas de seguridad, como ojeadores en las calles circundantes, y un segundo control dentro del edificio, con hombres armados.

Algunas de las armas decomisadas por los Mossos / Anna rocasalva

Y, aunque la venta de armas no formase parte de su actividad principal, el clan también lideraba un circuito de compraventa a nivel local, para garantizar su protección respecto de otros clanes ajenos, y para llevar a cabo venganzas e imponer su disciplina. “Una pistola podía comprarse por 500 euros”, ilustra Rodríguez.

‘Camellos’ cobrando 3.000 euros 

Bajo las órdenes del líder, la organización se estructuraba en tres áreas: la comercial, con sus puntos de venta, la logística y la financiera. Los ‘camellos’ cobraban “cerca de 3.000 euros al mes, y hacían horarios de ocho horas distribuidos en tres turnos, para que la actividad no cesara las 24 horas del día”, explica Rodríguez. “Igual que una fábrica o una oficina”, remata.

Durante los registros, los Mossos hallaron 59 kg de cocaína / Anna rocasalva

Una de las claves del éxito era la calidad y el precio de la cocaína: “una ‘papelina’ pequeña podía costar 10 euros, mientras que el medio gramo se vendía a 25, con una pureza muy elevada, del 75%”, ilustra el intendente. Es por este motivo que el área recibía una gran afluencia de clientes muy heterogéneos. En un día fructífero, los beneficios podían ascender a 15.000 euros.

Mensajes en clave

“Id a ver al chavalote” significaba recoger la cocaína en una papelera escogida en plena calle. Éste era uno de los muchos mensajes en clave enviados entre miembros de la organización para poder hacer las entregas periódicas de la droga, lista para vender, en Sant Adrià del Besòs y Badalona desde Santa Coloma de Gramenet.

Y es que una de las características más inusuales de este grupo criminal fue la creación de un “centro logístico” en la ciudad colomense. Un piso franco, controlado por otro clan de confianza, convertido en una “caja fuerte” con grandes cantidades de dinero y cocaína. También era donde se hacía el corte de la sustancia y se preparaban las dosis para los puntos de venta.

Blanqueo de capital

Si sólo en Badalona se generaba entre 10.000 y 15.000 euros al día, ¿cómo se podía meter todo ese dinero en el circuito legal? La solución del patriarca fue invertir en activos patrimoniales.

Hasta tres millones de euros habrían blanqueado los 'narcos' en el mercado inmobiliario

La estrategia consistía en adquirir inmuebles en efectivo a un precio favorable, con una doble finalidad: por un lado, mediante testaferros de confianza, la organización compraba viviendas que eran utilizadas como puntos de venta de droga en la zona de influencia del barrio de Sant Roc.

Por otro lado, con una voluntad de inversión, se buscaban propiedades de ‘alto standing’, llegando hasta Valencia o Mallorca, pasando por una finca de varias hectáreas en Alella, “la cual, si se llega finalmente a su decomiso y pasa al erario público, nos gustaría que se le diese un uso policial”, admite el jefe de la División de Investigación Criminal. Los mossos estiman que en los últimos cinco años los 'narcos' habrían blanqueado hasta tres millones de euros en el mercado inmobiliario con inversiones o poderes notariales para simular transacciones a testaferros.

Golpe al clan

El día 29 de noviembre se llevó a cabo un macro operativo policial en el que participaron más de medio millar de Mossos. Se llevaron a cabo 33 entradas y registros en Badalona, ​​Sant Adrià del Besòs, Barcelona, ​​Alella, Valencia, Riells i Viabrea, Matadepera, Sant Celoni y Baronia del Montseny; y se arrestaron 28 personas - 11 de las cuales se encuentran en prisión preventiva -. 

Durante los registros los mossos encontraron 1.413.800 euros en efectivo, joyas, dispositivos electrónicos y documentación diversa; se localizaron multiplicidad de armas, entre ellas, un revólver, una pistola, tres escopetas, una carabina, una pistola de aire comprimido, cuatro armas de imitación, y abundante cantidad de munición; y se descubrieron 59 kilos de cocaína y 121 plantas y 17 kilos de marihuana.

En relación con la actividad de blanqueo se han embargado 14 pisos, se han intervenido nueve vehículos y se han bloqueado dos cuentas corrientes. También se han tapiado siete pisos del barrio de Sant Roc de Badalona por parte de la brigada municipal del Ayuntamiento, que eran puntos de venta de droga, para evitar la reiteración delictiva.

El amplio dispositivo desplegado por la policía catalana tenía el doble objetivo de desactivar uno de los clanes de narcos más activos de la zona y restablecer la tranquilidad en el humilde barrio de Sant Roc, donde vendedores y consumidores habían disparado la sensación de inseguridad entre los vecinos.