22 feb 2020

Ir a contenido

COP 25

"Lleva gafas, guantes, escudos o paraguas". Así es el 'manual antipolicía' para la Cumbre del Clima

El documento anima a los activistas a usar guantes durante las protestas; "Nunca se sabe dónde pueden acabar nuestras huellas"

Recomiendan no usar móviles y taparse el rostro. "No es fácil hacer una acción fuera de la ley a cara descubierta"

Vanesa Lozano Luis Rendueles

Manual de los antistema para la cumbre del clima.

Manual de los antistema para la cumbre del clima. / josé luis roca

Se titula "Seguridad y cuidados en acciones y protestas. Aportaciones contra el COP25" y es un manual destinado a "brindar ayuda" a "cualquier persona que pretenda lanzarse a la acción" contra la Cumbre del Clima que se inicia el 2 de diciembre en Madrid. En el inicio del documento, de 16 páginas, se apunta que esa reunión "quizá suponga un punto de inflexión o tan solo el preludio de algo que está por venir".  El manual anima a "recuperar la calle", lo que "supone desafiar los márgenes de la legalidad" y, en ocasiones, "enfrentarnos a los mercenarios del Estado", en alusión a la policía.

El manual comenzó a distruibirse el jueves. En su primera parte, advierte a los activistas que vayan a participar en las protestas que "a menudo nuestras conversaciones son grabadas" y "no es fácil protegernos del espionaje de gobiernos y empresas". Por eso, recomienda no llevar el teléfono móvil a reuniones donde se preparen las acciones de protesta, no decir nombres por teléfono e incluso evitar "hablar en clave de las quedadas o cosas que puedan ser comprometidas". Por el mismo motivo, el documento recomienda "no tener un perfil personal de twitter en el que defendemos determinadas cosas", sino hacerlo desde una cuenta anónima.

Pide además a quienes vayan a protestar contra la cumbre que se comuniquen "cara a cara" siempre que se pueda. En caso contrario, recomienda "no confiar en los smartphones, intentar navegar de forma anónima (para lo que sugiere usar la deep web, en la red Tor) y eliminar los metadatos de los archivos e imágenes que compartes".

Vestidos para la lucha

El documento detalla cómo acudir a las protestas, que comenzarán el 2 de diciembre. Para ello, toma ideas del movimiento anarquista Black Block (Bloque Negro). Entre otras, acudir con un grupo de seguridad o afinidad a las manifestaciones, no seguir el camino más directo, incluso cambiarse de vagón de metro y esperar un rato en el andén para comprobar si la policía les sigue. Una vez se ha iniciado la protesta, se debe tener "una seña acústica o gestual para reagruparse" en caso de problemas. A veces, explican, "grupos enteros tienen que encargarse de bloquear las calles o frenar a la policía mientras otros se dedican a realizar acciones".

Defiende utilizar ropa de color negro, pero nunca llevar vestidos, para que la policía no pueda identificar a los manifestantes con facilidad. "Evitar marcas o prendas distintivas y no dejar al descubierto tatuajes" son otros de los consejos. También se pide llevar capuchas, bragas, pañuelos, pasamontañas, gorras, gafas de sol... para cubrirse la cara porque "no es fácil hacer una acción fuera de la ley a cara descubierta sin sufrir repercusiones legales".

Las armas de la Policía

En esa línea, el manual recomienda llevar guantes porque "nunca sabemos dónde pueden acabar nuestras huellas y la policía suele comprobar estos rastros en todas las pruebas que recoge en los escenarios de protesta". También anima a "proveerse de medios y herramientas" para llevar a cabo las acciones, ya que asume que habrá enfrentamientos con la policía, especialmente con agentes de las UIPs (unidades antidisturbios), de los que el documento llega a incorporar una imagen detallada.

iMAGEN DE UN POLICÍA TOMADA DEL MANUAL PARA LAS PROTESTAS CONTRA EL CLIMA / EL PERIÓDICO

"La Policía española es probablemente una de las que más ataca a corta distancia" usando porras semirrígidas, según esta guía de protesta callejera. Sugiere que para protegerse de las pelotas de goma que dan por hecho que se usarán "es importante el uso de gafas de protección y casco" y recomiendan hacerse con "escudos, fabricándolos en casa o improvisándolos en el entorno urbano". También explican que, "como se ha visto en Hong Kong", "un gran número de paraguas es muy útil para cubrirse y mantener el anonimato" durante las protestas.

Almax para los ojos

En cuanto al uso de gas lacrimógeno, se advierte que "no ha sido muy común en España", pero se afirma que se utilizó "en situaciones concretas, como el reciente conflicto en Catalunya". El ministerio del Interior espera que en las protestas participen, de hecho, algunos integrantes de CDR y otros grupos antisistema que protagonizaron incidentes en Barcelona tras la sentencia del procès.

Para paliar los efectos del gas, el manual propone a los activistas que lleven a las protestas "máscaras de gas con filtros químicos o máscarillas de trabajo con limón o vinagre". Si no cuentan con esos recursos, se sugiere "untar el entorno de los ojos y mejillas" con el medicamento Almax para la acidez.

El manual para la contracumbre también da consejos sobre cómo actuar si se sufre una redada o un registro policial en casa. "Es importante que no se guarden objetos ilegales ni información sensible en casas de personas susceptibles de vigilancia ni en los espacios de lucha".

Silencio en comisaría

Según esta guía, "para la Policía Nacional, prácticamente cualquiera se convierte en sospechosa", por lo que aporta seis consejos básicos en caso de resultar detenidos durante o después de las protestas. El primero, "!no declares en comisaría! para "evitar meter la pata".

También recomienda no firmar nada sin leerlo previamente, negarse a dar muestras de ADN, tener memorizado el nombre de un abogado/a  y haber hablado previamente con personas de confianza para explicarles qué hacer o decir en el trabajo... En resumen, "intentar mantener la calma, no vencerse al miedo o a los nervios".