07 abr 2020

Ir a contenido

tráfico de drogas

Vídeo | Así es el primer narcosubmarino interceptado en Europa

Los agentes han contado 152 fardos de cocaína, que suponen 3.000 kilos de droga

Juan José Fernández

Narcosubmarino interceptado por la Guardia Civil en la costa de Morrazo (Pontevedra) en la madrugada del 27 de noviembre. / GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha conseguido por fin reflotar el narcosubmarino interceptado en la costa pontevedresa, cerca de Morrazo. Tras hacerlo emerger a base de achicar agua e inflar el interior de la nave, esta pasada madrugada los agentes han terminado de contar un total de 152 fardos de cocaína que llevaba la nave en su interior, que suponen 3.000 kilos de la droga.

El sumergible está fabricado con fibra de vidrio y es el primero que se intercepta en Europa. El coste de su fabricación se estima en un millón de euros, tan solo un uno por ciento del valor en el narcomercado de la carga que traía. E incluso menos, si se confirma, como sospecha la Benemérita, que la nae traía 4.000 kilos, y 1.000 ya habían sido descargados en aguas portuguesas o se han perdido.

Dos tripulantes, de nacionalidad ecuatoriana, permanecen detenidos. Uno de ellos fue capturado el domingo pasado en tierra, y el otro horas antes en el agua, cuando aún vestía traje de neopreno. Los guardias vieron maniobrar a los detenidos y acercarse la nave al litoral pontevedrés gracias a la equipación de visión nocturna de una patrulla que vigilaba cerca de la playa de Hío. Los agentes del instituto armado buscan ahora a un tercer miembro de la tripulación, sin descartar que haya pasado la frontera con Portugal.

Los tripulantes decidieron acercarse a la costa y, después, hundir el narcosubmarino obligados por el fortísimo oleaje que ha provocado el temporal gallego estos días.

Colaboración internacional

La interceptación del sumergible ha sido posible con la colaboración entre la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Agencia Tributaria y las policías británica, estadounidense y portuguesa.

Los guardias tratan ahora de averiguar a qué grupo español de distribución iba dirigida la droga, y qué cartel, supuestamente colombiano, la envió.

La misión del submarino, sospechan fuentes cercanas a la investigación, era pasar la droga entre un barco y otro en el Atlántico. Las fuentes consultadas cercanas al caso descartan que con esta nave hayan podido hacer toda la travesia entre la costa americana y España.