Ir a contenido

Sanidad financia por primera vez el anillo vaginal anticonceptivo

Los abortos han subido casi un 3% en dos años, pero el descenso desde que se aprobó la ley de plazos es del 15%

Patricia Martín

Manifestación en México a favor de la despenalización del aborto. 

Manifestación en México a favor de la despenalización del aborto.  / EFE

El Gobierno informó este miércoles de que, por primera vez, se ha incluido en la cartera de servicios financiada el anillo vaginal anticonceptivo, del que el Ministerio de Sanidad calcula que podrían beneficiarse 37.000 mujeres. En concreto, el sistema sanitario público financia, desde el 1 de noviembre, el anillo con los principios activos Etinilestradiol y Etonogestrel.

Este sistema se unirá al conjunto de métodos anticonceptivos ya autorizados y financiados por el sistema, como distintos tipos de píldora y los reversibles de larga duración. Entre ellos destacan los dispositivos intrauterinos, más conocidos como DIU, la medroxiprogesterona inyectable y el implante Etonogestrel. La ventaja del anillo frente a la píldora y otros sistemas es que no hay posibilidad de olvido y es fácil de colocar.

En total, Sanidad financia 14 presentaciones anticonceptivas consideradas de última o cuarta generación, porque además de prevenir embarazos no deseados tienen otros efectos beneficiosos no contraceptivos.

Estabilización en los abortos

La financiación tiene lugar en un contexto en que la tendencia descendente en el número de abortos se ha interrumpido. Así, desde el año 2016 se ha registrado un pequeño incremento que, estadísticamente, según el Ministerio de Sanidad, no tiene mucha importancia e indica que la tendencia es a la “estabilización”. Así, el año pasado abortaron en España 95.917 mujeres, un 1,9% más que en el 2017 y un 2,9% más respecto al año 2016, ejercicio en el que la propensión a la baja se interrumpió.

Si bien, si se tiene en cuenta la evolución completa desde la entrada en vigor de la llamada ley de plazos del aborto, que permite la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, en el año 2010, los abortos han disminuido un 15,14%, de 113.031 a 95.917 el año pasado. Y el “descenso es visiblemente más destacado”, según Sanidad, si se retrocede al 2008, cuando hubo 115.812 abortos.

En cuanto a la tasa por cada 1.000 mujeres, el año pasado se situó en 11,12, frente a 10,5 en el 2017 y 10,3 en el 2016.

Reducción también en jóvenes

En el grupo de mujeres más jóvenes, menores de 20 años, también se ha producido un estancamiento, con 9.828 interrupciones, 73 más que en el 2017. Este colectivo lleva a cabo el 10,2% del total de abortos y la mayoría (el 65,3%) antes de la semana 8 de gestación.

Asimismo, se está produciendo un paulatino incremento del número de intervenciones en centros públicos. El año pasado se llevaron a cabo el 13,9%, frente al 1,8% que se registró en el 2010, antes de la ley de plazos.

Por último, Sanidad y el Ministerio de Educación han formalizado un acuerdo para fomentar la educación afectivo-sexual en los centros educativos, a la espera de que arranque la legislatura y se pueda aprobar una normativa que incorpore estos contenidos de manera curricular, con el objetivo de reducir los embarazos no deseados, las enfermedades de transmisión sexual y la violencia machista.