29 nov 2020

Ir a contenido

Falta de sensibilización

Casi la mitad de diagnósticos de sida en España se hacen tarde

Las demoras afectan sobre todo a hombres heterosexuales de más de 55 años, que pueden ver aumentado hasta en 24 veces el riesgo de muerte

Efe

Un laboratorio de VIH de Can Ruti de Badalona.

Un laboratorio de VIH de Can Ruti de Badalona. / Guillermo Moliner

El 47,6 % de los diagnósticos de VIH en España se hacen tarde y afectan sobretodo a hombres heterosexuales de más de 55 años, que pueden ver aumentado hasta en 24 veces el riesgo de muerte, ha Juliana Reyes Urueña, epidemióloga del Centro de Estudios Epidemiológicos sobre las ITS y Sida de Catalunya (CEEISCAT) y profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). Las causas del diagnóstico tardío, en su opinión, son "son las barreras de acceso a la prueba y el estigma que aún rodea a la enfermedad". 

Los últimos datos sobre la incidencia del VIH en España apuntan a un buen control de la enfermedad y a un mantenimiento de la tendencia descendente de nuevos casos iniciada con la introducción de los tratamientos antirretrovirales, ha indicado la UOC. 

Sin embargo, llama la atención la elevada tasa de diagnósticos tardíos, como señala Reyes Urueña, que advierte de que en 2018 la proporción de diagnósticos tardíos fue del 47,6 % en España, muy similar al 49 % de Europa, mientras que en Cataluña el retraso afectó al 44 %.

Homosexualidad

La experta ha indicado que en Cataluña el mayor número de nuevos diagnósticos se hace en hombres que practican sexo con otros hombres y cuya mediana de edad se sitúa en 36 años y el 54 % son de origen español. 

El hecho de que el diagnóstico tardío sea más prevalente en hombres heterosexuales "pone de manifiesto que los homosexuales están más sensibilizados sobre las conductas de riesgo, el acceso a la prueba y que tienen más conocimiento sobre el VIH", según la experta. 

A pesar de ello, "existe un subgrupo de homosexuales entre los que el diagnóstico también es tardío y que son inmigrantestrabajadores sexuales y la población trans", ha afirmado Reyes.

Prevención

La doctora también ha alertado de que el grupo de personas con diagnóstico tardío "no se consideran grupo de riesgo por los proveedores de salud", por lo que "no se les ofrece el cribado" que ha apuntado a la necesidad de conocer la epidemiología local para articular estrategias preventivas".

Reyes Ureña ha insistido en que el diagnóstico tardío puede aumentar hasta 24 veces el riesgo de fallecimiento si se compara con personas que no se diagnostican tarde, "mientras que el acceso temprano al tratamiento está asociado con un mejor pronóstico y tasas bajas de progresión de la enfermedad". 

Clínicamente, un diagnóstico de VIH se considera tardío cuando la persona diagnosticada tiene un recuento de linfocitos (CD4) por debajo de 350 células/ml o si presenta un evento que define el sida (enfermedades o infecciones oportunistas definitorias, como tuberculosis, neumonía por Pneumocystis jirovecii o toxoplasmosis, entre otras), independientemente del recuento de células CD4.

Asimismo, dentro del grupo de pacientes con diagnóstico tardío se encuentran las personas con enfermedad avanzada por VIH, es decir, las que al ser diagnosticadas tienen un recuento de CD4 por debajo de 200 células/ml, señala Reyes. 

Temas Sida