07 ago 2020

Ir a contenido

"La violencia machista está relacionada en España con la falta de educación sexual"

Drashko Kostovski, experto internacional en educación sexual, pide al Gobierno un "compromiso claro" con esta asignatura pendiente

Asegura que estos contenidos curriculares favorecen lazos íntimos en "igualdad, felices, saludables, satisfactorios y consensuados"

Patricia Martín

Drashko Kostovski, responsable de educación sexual de la Federación Internacional de Planificación Familiar, tras participar en unas jornadas en Madrid. 

Drashko Kostovski, responsable de educación sexual de la Federación Internacional de Planificación Familiar, tras participar en unas jornadas en Madrid. 

Drashko Kostowski (Skopje, Macedonia 1976) es responsable de juventud y educación sexual en la Federación Internacional de Planificación Familiar en Europa. Conoce a fondo, por tanto, el panorama europeo y ha participado en investigaciones sobre los efectos que tienen estos contenidos en aquellos países donde forman parte del currículo escolar.

¿Por qué es necesario que los centros educativos impartan educación sexual?

Los jóvenes de hoy necesitan más que nunca educación sexual para mejorar su salud, defender sus derechos y protegerse de la violencia. Y la responsabilidad del Estado es satisfacer estas necesidades. De hecho, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos subrayó que preparar a los niños para hacer frente a las diferentes realidades sociales, también en la intimidad, es una responsabilidad central de la educación pública.

¿Qué efectos tiene este tipo de educación en los alumnos?

Como destacó la guía internacional de la UNESCO del 2018, la educación sexual reduce los riesgos entre la gente joven, dado que aumenta el uso de métodos anticonceptivos contra los embarazos no deseados y las enfermedades venéreas. Pero los efectos van más allá. Amplia la capacidad de las personas de cuidar de sí y de los demás en los ambientes íntimos y ayuda a desarrollar la empatía. Contribuye además a que las relaciones sexuales sean en igualdad, felices, saludables, satisfactorias y consensuadas.

¿Reduce la violencia machista?

Cada vez hay más investigaciones que lo evidencian, porque los estudiantes adquieren conocimientos de relaciones de género más equitativas y basadas en el consentimiento, lo que cuestiona las normas sociales frecuentemente dominantes y dañinas. Además, aborda las diferentes necesidades de todos los jóvenes, incluido el colectivo LGTBI, por lo que ayuda a eliminar el acoso homofóbico en las escuelas.

"Sin educación sexual, el porno es el primer canal de información de los jóvenes, lo que tiene consecuencias para su desarrollo individual y para la sociedad"

¿Cuándo no existe educación sexual en los colegios, de dónde obtienen la información los jóvenes? 

Normalmente de sus amigos y de internet, donde el porno es de fácil acceso y generalmente el primer canal de información. El problema es que en el porno los conceptos están distorsionados y se ofrece una versión poco realista sobre la sexualidad humana, ya que las mujeres son representadas como objeto de dominio masculino. En la era digital no es posible controlar qué información ven los jóvenes y cómo la interpretan. Y las consecuencias de esto para el desarrollo individual y de la sociedad son más que evidentes. También tienen su importancia las campañas publicitarias que perpetúan los roles de género dañinos y normalizan el machismo.

En España apenas hay educación sexual, excepto los planes implantados recientemente en alguna comunidad autónoma o las clases impartidas por oenegés a petición de los colegios, con una oposición creciente por parte de algunos padres y partidos como Vox. ¿Hay algún otro país de la UE donde ocurra una situación parecida a la española?

La situación en la UE es muy variada. Los países escandinavos son pioneros en educación sexual, por ejemplo, Suecia la introdujo en la década de 1950. Además hay países como Irlanda y Portugal, con fuerte tradición católica, que han introducido estos contenidos hace algún tiempo. Y los países de Europa del Este han hecho un progreso significativo en las últimas décadas, como por ejemplo Estonia.

Pero al igual que en España, hay países donde sectores con valores regresivos se oponen a este tipo de educación, promueven las familias tradicionales, propagan la homofobia y buscan desmantelar leyes que protegen a las mujeres y las niñas de la violencia. Por ello, recientemente el Parlamento Europeo ha condenado el proyecto de ley polaco, que penaliza la educación sexual, incluidos los contenidos sobre métodos anticonceptivos. En España algunas comunidades autónomas están haciendo esfuerzos, pero es necesario un compromiso claro del Gobierno para hacer realidad la educación sexual en todo el territorio.

"Todas las resoluciones europeas recomiendan encarecidamente impartir educación sexual en los centros educativos"

¿Cree que las tasas de violencia machista (asesinatos, violaciones, acoso laboral) en España están relacionadas con la histórica falta de educación sexual en los colegios? 

Es lo más probable. Todas las resoluciones europeas relevantes recomiendan encarecidamente la educación sexual, como el Convenio de Estambul, entre otros. Esto significa que no es suficiente con las leyes que ofrezcan una atención posterior a las víctimas, se debe abordar la causa de la violencia: la discriminación patriarcal. Los jóvenes deben conocer y luchar contra las prácticas culturales nocivas y para ello la educación juega un papel muy importante. 

¿La educación sexual en UE, también se imparte en colegios religiosos?

En aquellos países donde hay educación sexual por ley, sí. Por ejemplo, en los Países Bajos, es obligatoria en todas las escuelas de educación primaria y secundaria, religiosas o no.

¿La educación debe ser estrictamente sexual o debe ir acompañada de otros contenidos? 

El diseño marcado por la Organización Mundial de la Salud, la UNESCO y otros actores es inequívoco y establece que deben basarse en la igualdad de género, los derechos humanos y el reconocimiento de la diversidad. De esta forma, los contenidos son más efectivos, para reducir las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados, que cuando se aborda sólo los aspectos biológicos. El mejor modelo es aquel que aborda aspectos cognitivos, emocionales físicos y sociales.