Ir a contenido

Se disparan los jóvenes que fuman cigarrillos electrónicos, los han probado uno de cada dos

Hace dos años había vapeado alguna vez el 20% de los adolescentes, ahora el 48%

El 82% de los estudiantes de entre 14 y 18 años ha jugado con videojuegos en el último año

Patricia Martín

Una mujer exhala vapor de un cigarrillo electrónico.

Una mujer exhala vapor de un cigarrillo electrónico. / REUTERS / NEIL HALL

Los cigarrillos electrónicos, pese a que los expertos avisan de que son perjudiciales para la salud, se están extendiendo entre los jóvenes españoles. La macroencuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias, Estudes 2018-2019, presentada este martes, avisa de que casi uno de cada dos jóvenes de entre 14 y 18 años (la población estudiada) ha probado alguna vez los nuevos dispositivos asociados al tabaco (el 48,4%), cuando hace dos años habían vapeado alguna vez uno de cada cinco (el 20%).
 

Se trata de un "incremento notable" que constituye una verdadera“alerta de salud pública”, según la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo. Para atajarla, el Ministerio ha lanzado una campaña informativa en la que se equipara todos los tipos de tabaco y se avisa de que fumar, ya sea en pipa de agua, cigarrillo convencional o electrónico “ata y te mata”. Asimismo, Sanidad estudia endurecer la ley del tabaco, para restringir la publicidad, venta y el consumo de estos productos, al igual que la Generalitat.
 

La encuesta Estudes muestra que el consumo de cigarrillos electrónicos está más extendido entre los chicos y sobre todo entre los que ya fuman tabaco, donde supera el 75%. Además, frente al argumento de los defensores del vapeo -entre los que también se encuentran médicos- como un instrumento útil para abandonar progresivamente la nicotina, únicamente el 9,7% de los estudiantes señala que se ha pasado a los nuevos dispositivos para dejar de fumar.

Cannabis, fácil de adquirir

A esto se une que el consumo de cannabis a través de cigarrillos electrónicos ha aumentado del 1,8% en el 2016 al 5,4% en el 2018. Y es que la marihuana sigue siendo la droga ilegal más consumida. El 33% de los jóvenes lo han probado alguna vez y casi el 20% en el último año. Con el añadido de que persiste la consideración del tabaco como más peligroso que el cannabis, que un 68% opina que es fácil de adquirir, pese a que está prohibida su venta. Por último, en este ámbito destaca un aumento de casi un punto en dos años del porcentaje de jóvenes que fuman a diario (del 8,8% al 9,8%).

La encuesta, por otro lado, señala que el consumo de alcohol, la droga más consumida, sigue estando en niveles elevados (ya que el 77,9% lo ha probado alguna vez). El hábito de beber de manera habitual ha descendido del 67% al 58% desde el 2016, pero cada vez más encuestados confiesan haberse emborrachado en el último mes (el 24,3% frente al 21,8% de la última oleada de la encuesta), confirmándose así la tendencia al alza del consumo en forma de atracón.

Menos cocaína y más videojuegos

Como dato positivo, el sondeo muestra que la cocaína ha caído a su mínimo histórico: menos del 1% de los adolescentes dice haberla consumido en el último mes.

Estudes también pregunta por las llamadas adicciones sin sustancia. Así, recoge por primera vez la afición a los videojuegos, que como ya se intuía, es muy alta: el 82,2% de los encuestados dice haber jugado alguna vez en el último año. Concretamente el 47,9% a eSports y el 37% ha sido espectador del mismo.

Asimismo, un 24% ha jugado apostando dinero, el 22% en juegos presenciales como loterías o quinielas y el 10% online, sobre todo en apuestas. La tendencia es al alza, aunque los datos pormenorizados de las llamadas adiciones comportamentales son motivo de otro estudio específico que Sanidad presentará en breve. En cualquier caso, según este sondeo, el uso compulsivo de internet se ha estabilizado en un 20%.