Ir a contenido

patrimonio amenazado

El Acqua Alta sigue sin dar tregua en Venecia

La ciudad, que se halla en estado de emergencia, ha registrado este viernes una subida de 1,54 metros

Rossend Domènech

El Gobierno italiano decreta el estado de emergencia en Venecia. En la imagen, la plaza de San Marcos, inundada. / FILIPPO MONTEFORTE / AFP / VÍDEO: EFE

A las 11.26 horas, la marea ha alcanzado este viernes en Venecia los 1,54 metros y el centro municipal de control ha informado de que se ha tratado del máximo nivel de una nueva Acqua Alta. Desde aproximadamente las 11.00, el agua del mar había comenzado a entrar en la plaza de San Marcos y se había expandido por toda la ciudad, ocupando el 70% de la superficie urbana.

Después de que las sirenas hayan sonado cuatro veces, que es la alerta máxima, ya antes de las ocho de la mañana, los venecianos han dispuesto sus bombas de agua para ir sacándola de bares, hoteles, tiendas, supermercados, iglesias y toda suerte de locales, a medida que la marea subía. “Estamos hundiéndonos a poco a poco”, decían con una sorprendente serenidad.

Todos ellos arremetían contra los 15 años de retraso en la construcción y no funcionamiento todavía del denominado Mose, un sistema de diques situados en las bocas por las que el agua entrar desde el Adriático hasta la laguna y que, junto a unas compuertas, deberá abrir y cerrar el paso de las mareas. "Entrará en funcionamiento en el 2021", ha prometido el primer ministro Giuseppe Conte, saliendo al paso de las críticas y nombrando a un comisario exclusivamente encargado de una obra que había sido inaugurada en el 2003 por su predecesor, Silvio Berlusconi.

El cierre de San Marcos

La basílica de San Marcos se ha inundado de nuevo, ya que plaza y el templo se encuentran en el punto más bajo de la ciudad, por lo que son suficientes 70 centímetros de agua para cubrir el suelo. Poco después de las 11.00, el alcalde  de Venecia, Luigi Brugnaro, ha decretado el cierre de la famosa plaza y cuando la marea ha alcanzado los 1,50 metros la guardia municipal retiró las pasarelas para cruzar calles y plazas, ya que con el agua a niveles tan altos empezarían a flotar creando problemas de seguridad.

La preocupación vuelve a concentrarse en la basílica de San Marcos, ya que debido a que se encuentra en uno de los puntos más bajos de la ciudad, volverá a sufrir nuevas inundaciones como las del pasado martes cuando su cripta quedó completamente anegada, empapando los sarcófagos de los patriarcas y los mármoles y mosaicos que la de decoran.

El servicio de transporte público está suspendido debido a la altura de marea de más de 140 cm, así como por cuarto día consecutivo se mantienen cerrados los centros educativos.

La ciudad de los canales, Patrimonio de la Humanidad, se inundó en la noche entre el 12 y 13 de noviembre por un aumento de la marea de 187 centímetros, el nivel más alto desde que en 1966 se alcanzaran los 194 centímetros, y se registró una víctima mortal.

La marea alta se mantendrá durante toda la semana entre los 85 y los 120 centímetros.

Salvini y Berlusconi

A la ciudad ha llegado el exministro del Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, mientras que este jueves visitó Venecia el exmandatario y fundador de Forza italia, Silvio Berlusconi.

Este jueves, el Consejo de Ministros italiano decretó el estado de emergencia en Venecia y aprobó una inversión de 20 millones de euros como primera ayuda a los damnificados por el agua.

El primer ministro, Giuseppe Conte, concretó que se ofrecerán 5.000 euros a cada residente damnificado y hasta 20.000 euros a los propietarios de actividades comerciales.