24 oct 2020

Ir a contenido

El Parlament aprueba 750 nuevas plazas de Mossos y 250 de Bombers

La medida se ha aprobado con el apoyo de todos los grupos excepto el de la CUP, que se ha abstenido

Agencias

Promoción de agentes en la Escola de Policia de Catalunya, el pasado junio.

Promoción de agentes en la Escola de Policia de Catalunya, el pasado junio. / ACN

El Parlament ha aprobado este jueves el decreto ley 14/2019 para crear 750 plazas nuevas en el cuerpo de Mossos d'Esquadra y 250 plazas en el cuerpo de Bombers de la Generalitat, con 120 votos a favor y cuatro abstenciones, de la CUP.

El 'conseller' de Interior, Miquel Buch, ha defendido en su intervención ante la Cámara que el decreto ha de servir para recuperar "las plazas de Mossos y Bombers perdidas a lo largo de los años" y ha destacado que junto a la anterior promoción suman un total de 1.500 nuevas plazas en el cuerpo policial y 500 en el cuerpo de bomberos.

"Estamos recuperando la falta de efectivos pero deberemos analizar en función de las jubilaciones y las bajas", ha dicho Buch, que ha recordado que ha cumplido su compromiso de aumentar la plantilla de ambos cuerpos y ha pedido a los parlamentarios que confíen en él de nuevo votando a favor del decreto ley. 

El decreto, aprobado por el Govern el pasado septiembre, autoriza la creación de 750 plazas de los cuerpos de los Mossos d'Esquadra y 250 plazas en los Bomberos de la Generalitat para este año, con el fin de afrontar el "déficit estructural" generado por anteriores políticas de contención.

"Un primer paso"

El diputado de Ciudadanos Jean Castel ha apoyado este decreto tras años de dejar las soluciones "en el cajón del olvido" ante un colectivo "bajo mínimos", pero ha pedido no politizar a los Mossos d'Esquadra, cuerpo que cree que actúa de forma "exquisita".

El parlamentario del PSC-Units Carles Castillo ha manifestado su apoyo al decreto, que ha achacado a los recortes del pasado. También lo ha respaldado el diputado de Catalunya En Comú Podem Marc Parés, aunque ha subrayado que es solo "un primer paso", pues queda "mucho trabajo por hacer" tras "diez años inmersos en el paradigma de la austeridad". La parlamentaria del PPC Esperanza García ha apoyado la medida aunque la ve "electoralista", al tiempo que ha denunciado que el Govern la plantee como un "chantaje", a sabiendas de que "ningún grupo se negará a proveer nuevas plazas de mossos y bomberos".

Solo la CUP se ha abstenido, porque, pese a que apoyan medidas que reviertan la "infrafinanciación" del sector público, consideran que el modelo de seguridad "imperante" es "contrario a los derechos humanos", según ha explicado la diputada de la CUP Maria Sirvent.