Ir a contenido

Un muerto y cinco desaparecidos por el temporal en Catalunya

Hallado en la playa de Caldes d'Estrac el cuerpo del hombre arrastrado por el agua en Arenys

Los equipos de rescate buscan a una madre y su hijo que vivían junto al Francolí y a tres ocupantes de un coche y un camión

Óscar Hernández

Hallado en la playa de Caldes d’Estrac el cuerpo del hombre arrastrado por el agua en Arenys / NORMA VIDAL/ACN

Día y medio después de las inundaciones que afectaron gravemente a varias zonas de Catalunya al menos 18 carreteras y tres líneas de Rodalies siguen cortadas. Según informa el Servei català de Tràncist, aún no se puede circular por las carreteras B-112 en Monistrol de Montserrat, la C-1411b en Manresa, la C-230a en Lleida, la C-65 en Cassà de la Selva, la GIV-6321 en Bellcaire d'Empordà, la L-200 en Mollerussa, la L-702 en Artesa de Lleida, la LP-3322 en Mollerussa, la LV-3341 en Barbens, la LV-7013 en El Vilosell, la LV-7022 en Puigverd de Lleida, la LV-7031 en Les Borges Blanques, la N-IIa en Bell-lloc d'Urgell, la TV-3143 en Ruidoms y las T-232, T-700, TV-2336 y la TV-7007 en la Espluga de Francolí.

Mientras, en las líneas 13 y 14 de Rodalies no hay servicio entre Lleida y L'Espluga de Francolí. En la línea 12 tampoco ha servicio entre Bell-lloc y Mollerussa.

La Depresión Aislada de Niveles Altos (DANA) o gota fría ha causado en Catalunya las peores inundaciones de los últimos 25 años con el trágico balance de un muerto, cinco desaparecidos (que buscan más de 200 bomberos y mossos) y tres heridos. Más de medio centenar de carreteras y vías de ferrocarril cortadas, pueblos inundados, colegios cerrados y 30.000 personas sin luz marcan una jornada en la que los bomberos y el resto de servicios de emergencia y protección civil se emplean a fondo. La tromba recuerda por su intesidad y consecuencias la gota fría que en octubre de 1994 castigó también las comarcas de Tarragona, donde causó importantes destrozos y la muerte de diez personas. Si bien el Servei Meteorològic de Catalunya ha informado de que no hay registros de lluvias tan intensas desde hace 50 años.

La única víctima mortal confirmada es un vecino de Arenys de Munt, de 75 años, quien sobre las dos de la madrugada salió de su casa al ver que bajaba muchísima agua por la riera y que su coche, estacionado allí, corría peligro. Cuando intentaba llegar hasta el vehículo, resbaló y la riada le empujó riera abajo sin que los vecinos que lo vieron pudieran ayudarle. Su cuerpo fue encontrado horas más tarde en la playa de Caldes d'Estrac, a unos ocho kilómetros de distancia.

"Una intensidad bestial"

El alcalde de Arenys de Munt, Josep Sànchez, ha lamentado el suceso, que ha calificado de "accidente que se podría haber evitado". Ha añadido que el ayuntamiento dio dos avisos previos a los vecinos de la riera para que retiraran sus coches ante la gran cantidad de agua que caía en el municipio (89 litros por metro cuadrado en muy poco tiempo). "Fue de una intensidad bestial", ha explicado.

Sánchez ha decretado dos días de luto oficial con crespón negro en el balcón del ayuntamiento y ha expresado su pésame para familiares y allegados, a los que ha ofrecido asistencia psicológica. El primer edil también ha añadido que el municipio tardará varios días en recuperarse de las graves afectaciones materiales, principalmente en la parte de baja de la riera, una zona sin urbanizar donde han quedado coches enterrados en la arena e inundados.

Madre e hijo, desaparecidos

Otro escenario dramático ha sido la comarca tarraconense de la Conca de Barberà. Poco antes de la medianoche de ayer, el agua que desbordó el río Francolí arrastró a una madre y su hijo que se encontraban en el interior de una casa móvil en una finca del municipio de Vilaverd. El alcalde de este municipio, Antoni Anglès, ha contado que los desaparecidos son la madre y un hermano de un vecino, de 69 y 42 años, respectivamente. "Por suerte el hombre pudo salvar a su mujer y las dos hijas, pero no pudo hacer nada para salvar a su madre y a su hermano", ha explicado Anglès.

Bombers y Mossos d'Esquadra, con el apoyo de medios aéreos, llevan todo el día peinando la zona cero del suceso, con el apoyo también de unidades subacuáticas. "El despliegue de efectivos para encontrar a los desaparecidos es considerable. Se trata de una de las zonas críticas alrededor del río Francolí", ha explicado Oscar Peris, delegado del Govern en las comarcas de Tarragona. Este río, que desemboca en Tarragona, ha llegado a registrar en las últimas horas un caudal de 1.200 metros cúbicos por segundo, unas mil veces su volumen habitual, como consecuencia de los cerca de 300 litros por metro cuadrado que han caído. "Ha sido como si un pantano reventara", ha narrado un vecino de Vilaverd.

Búsqueda de otras tres personas

Otras dos personas han desaparecido arrastradas por el agua a escasa distancia de Vilaverd, en L'Espluga de Francolí. Se trata de los ocupantes de un turismo que ha sido encontrado en el barro después de que los faniliares de sus ocupantes dieran la alarma. Los equipos de rescate cortaron el techo del vehículo con la esperanza de encontrar a las víctimas en su interior, pero estaba vacío, por lo que las labores de búsqueda continúan. A unos 100 metros de este coche, ha aparecido un camión belga sin su conductor, al que también buscan los equipos de rescate, aunque su familia no ha denunciado la desaparición.  Este municipio de la Conca ha sufridos además gravísimos daños materiales.  

Además, una niña de 7 años  y una mujer de 35 han resultado heridas, aunque su estado no es grave, debido a los destrozos que la lluvia torrencial y un violento tornado han causado en el cámping Aqua Alba de Gualba (Vallès Oriental), donde varias caravanas han sido arrastradas y algunas casas móviles han sufrido el desprendimiento del tejado. La niña y la mujer han sido ingresadas en el hospital de Sant Celoni. Una tercera persona también ha tenido que ser atendida por el Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) en el cámping Aqua Alba de Gualba.

Las riadas han causado importantes daños materiales en todo el territorio. En la Conca del Barberà, el Francolí destrozó puentes, carreteras y vías de ferrocarril además de inundar numerosos negociosdesde una importante bodega familiar a numerosos restaurantes y viviendas situados cerca de su cauce. En la comarca leridana de Les Garrigues. algunos municipios quedaron prácticamente incomunicados por el agua, como Arbeca, donde al agua arrastró coches e inundó viviendas y comercios. El río Gorg también se ha desbordado en L'Albi. En esta comrca se ha tenido que supender parte del tranporte escolar y por tanto clases en escuelas.

Cortes de vías y carreteras

La red de transporte ferroviario también se ha visto especialmente afectada. Los 19 pasajeros del último tren de ayer entre Tortosa y Barcelona y los 60 del Talgo Murcia–L'Aldea tuvieron que quedarse anoche dentro del convoy en Cambrils y L'Aldea, respectivamente, debido a la imposibilidad de Renfe de ofrecer una alternativa por carretera, hasta que agentes de Protección Civil consiguieron transportarlos a Tarragona.

A las 16.30 horas, Rodalies sufría importantes retrasos y numerosas líneas continuaban cortadas como la R-12 (Bell-lloc a Mollerusa), con servicio alternativo por carretera entre Lleida y Calaf. La R-13 y R-14 (Lleida-Tarragona y Lleida-Sant Vicenç de Calders) estaba afectada por daños en la vía y descarrilamiento de una locomotora. La R-1, de Vilassar a Mataró, funciona en una única vía por el oleaje.

Tambuién lleva todo el día cortada la línea de Sant Cugat del Vallés a Sabadell de los Ferrocarrils de la Generalitat, concretamente entre las estaciones de Sant Quirze y Can Feu, tramo que se cubre en autocar.  

A las 15.30 horas, 49 tramos de carreteras catalanas están cortados (15 en las comarcas de Tarragona, 12 en las de Girona, 14 en las de Barcelona  y ocho en las de LLeida). El Servei Català de Trànsit y Renfe informan en sus webs y en su Twitter de la sutuación con constantes actualizaciones.

Endesa ha informado de que a las 05.40 horas había 24.555 abonados sin luz en toda Catalunya, una cifra que se había reducido a unos 16.000 a las 14.00 horas.

El colector del Paral·lel

En Barcelona se registraron inundaciones en el entorno del Paral·lel. El concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, dijo que el ayuntamiento  quiere  «acelerar» las obras del colector de esta avenida al que se destinarán 20 millones, informa Toni Sust. El objetivo es comenzar las obras este mandato para evitar posibles futuros desbordamientos en esta zona de la ciudad.