DISPUTA FAMILIAR

María deberá viajar cuatro horas para poder ver a su hija

La sentencia que le retira la custodia establece las visitas en el punto de encuentro de Vielha

Los abogados han anunciado que recurrirán la resolución judicial a la Audiencia de Lleida

Concentración a favor de María en la puerta del edificio donde está el consulado de Uruguay, este viernes.

Concentración a favor de María en la puerta del edificio donde está el consulado de Uruguay, este viernes.

1
Se lee en minutos
J. G. Albalat / Guillem Sànchez

La sentencia de la jueza de Vielha Cristina Marrero que retira a María la custodia de su hija y se la otorga en exclusiva al padre establece un régimen de visitas para la madre de dos horas los sábados en un punto de encuentro. Pero este lugar está en la citada localidad, en el Vall d’Aran, donde vive el padre, Pablo, y a casi cuatro horas por carretera desde Castelldefels, donde reside la mujer. Los abogados de María, Mario Guerrero y Ester García, presentarán un recurso ante la Audiencia Provincial de Lleida contra esta resolución judicial fechada el 25 de septiembre pasado. Madre e hija ya no están juntas. Este viernes, la madre ha hecho la entrega de la menor a los Mossos, que la han conducido a Vielha para darsela al padre.

Noticias relacionadas

La togada tampoco acuerda en la sentencia un régimen de visitas para vacaciones "en tanto no se someta a la madre a tratamiento", sin perjuicio de la posibilidad de que se modifique esta medida en el caso de que madre y padre y las "instituciones designadas" logren articular un "mecanismo que pacifique los vínculos". El control de los progenitores los deberán hacer diversas entidades, como los servicios sociales, María deberá pagar a su expareja 250 euros mensuales para la manutención de la pequeña.

La sentencia sostiene que "nueve profesionales independientes" han relatado que la niña "se encuentra en situación de alto riesgo" dada la conducta de "intervención relativo al vínculo sobre el padre". Esta situación, al entender de la togada, ha imposibilitado la relación de la pequeña con su progenitor, lo que "resulta nocivo". La jueza concreta que la mujer ha trasladado a su hija "por dos continentes", hasta que un tribunal de Uruguay y la Audiencia de Lleida restablecieron la "restitución". También hace mención a que se archivó la denuncia presentada contra el padre por presuntos abusos sexuales a la menor.