Ir a contenido

LUCHA CONTRA LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Sanidad incluirá la pastilla contra el VIH en la financiación pública

La PrEP protege contra la infección aunque se practique sexo sin preservativo y está indicada en grupos de riesgo

Sociedades médicas y oenegés llevan tiempo solicitando su implementación, que aconseja la OMS y la UE

Patricia Martín

Truvada 8El medicamento antirretroviral, en una farmacia de parís.

Truvada 8El medicamento antirretroviral, en una farmacia de parís. / AFP / JOEL SAGET

Después de años de lucha por parte de la ciudadanía, la sanidad pública financiará la píldora contra el VIH, la llamada profilaxis preexposición (PrEP, por sus siglas en inglés). Se trata de un medicamento destinado a los grupos de riesgo, entre ellos los hombres homosexuales sin pareja estable, que quedan protegidos de contraer la infección aunque practiquen sexo sin preservativo. Si bien, los médicos avisan de que no conviene disminuir el uso del condón, debido al peligro de contraer otras enfermedades venéreas como la gonorrea y la sífilis, cuya incidencia va en aumento.

De hecho, el temor a un menor uso del preservativo entre usuarios de la PrEP, así como las reticencias de algunos expertos y políticos a medicar a personas sanas, son algunos de los motivos que han motivado que, hasta ahora, no se haya iniciado el camino para su inclusión en el Sistema Nacional de Salud, pese a que la OMS recomendó su uso en el 2015 y la Comisión Europea invitó a los países a su introducción en el sistema sanitario al año siguiente. La Agencia Española del Medicamento se hizo eco y aprobó su uso en febrero del 2017.

Apoyo médico y social

Asimismo, sociedades médicas como Gesida y Seisida, y también la coordinadora estatal de organizaciones civiles, Cesida, han abogado por su implantación, que cuenta con el apoyo del Comité de Bioética y el respaldo unánime de todos los grupos políticos, expresado el pasado noviembre en el Congreso a través de una proposición no de ley. Desde entonces, el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas han estudiado su implementación y, según anunció la secretaria del Plan Nacional sobre el SidaJulia del Amo, en el 11º congreso de Cesida, “aunque todavía quedan una serie de trámites, ya está todo rodando”.

Del Amo aseguró que “se ha dado el último paso” para su aprobación, en la Comisión Interministerial de Precios, en la que ha habido un acuerdo favorable porque “es una medida de salud pública y hay sobrada evidencia científica de que la PrEP previene la adquisición del VIH", según informó este jueves Cesida. No obstante, fuentes del Ministerio de Sanidad incidieron en que su “inclusión” aún “está en trámite”. Y es que los laboratorios tienen habitualmente dos semanas para presentar alegaciones y entonces se procederá a estudiar si se aprueba definitivamente el medicamento.

Sin efectos secundarios

La PrEP se comercializa en España bajo la marca Truvada y se puede adquirir en internet por unos 30 euros. Basta con tomar una pastilla al día para evitar el contagio, o dos pastillas entre 24 y dos horas antes de mantener la relación de riesgo, una píldora 24 horas después y otra más a las 48 horas. Según los especialistas, no tiene “normalmente” efectos secundarios, aunque hay que vigilar posibles “problemas de riñón”. Se calcula que en Europa algo menos de 3.000 personas toman la PrEP a través del sistema sanitario, cifras muy lejanas a las de EEUU, donde se incluyó en la cartera de servicios en el 2012. No obstante, se sospecha que otros 10.000 europeos la toman regular o intermitentemente después de adquirirla por internet o en farmacias.

La aprobación de la PrEP no es la única medida impulsada por Sanidad en los últimos meses para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea o la clamidia –no el sida-, que han crecido exponencialmente en los últimos años, debido a que ha caído el uso del preservativo entre los jóvenes. Así, se han puesto en marcha campañas a favor de su utilización y se han repartido condones gratuitos en festivales y conciertos.

España regresa al Fondo Global contra el sida, la malaria y la tuberculosis

La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, ha confirmado este jueves que España regresa a la comunidad de donantes que conforma el Fondo Mundial contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis, las pandemias que más muertes generan en el mundo, con una aportación de 100 millones de euros para los próximos tres años. 

España llevaba ocho años sin hacer aportaciones a la conferencia de donantes, que espera recaudar 12.750 millones de euros en el trienio 2020-2022, en un contexto en el que se ha reducido la financiación internacional y con ello ya se están registrando lagunas en los servicios de diagnóstico, prevención, atención, así como debastecimiento de algunos medicamentos. El organismo internacional se reúne estos días en Lyon (Francia).