Ir a contenido

CONFLICTO DIPLOMÁTICO

El Gobierno de Uruguay confía en que María entregue la niña a su padre

La mujer permanece atrincherada con la menor en el consulado de su país en Barcelona desde el viernes

El ministro de Exteriores uruguayo afirma que la jueza de Vielha se equivocó al elegir la legación para el traspaso

J. G. Albalat / Guillem Sànchez

Declaraciones del ministro de Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, sobre el ’caso María’.

El ministro de Asuntos Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, aseguró el lunes desde Montevideo que tiene la "plena certeza de que María va a cumplir con la sentencia" que le impuso la jueza de Vielha y que entregará a su hija de 7 años al padre, a lo que la mujer y el país sudamericano de momento se ha negado. Madre e hija llevan cuatro días antrincheradas en el Consulado de Uruguay en Barcelona, país del que es originaria la mujer (la menor tiene doble nacionalidad). Este martes por la mañana, las dos han recibido la visita de amigos y familiares mientras los Mossos siguen custodiando la entrada de la oficina diplomática, tal y como ordenó la togada, para llevarse a la pequeña y entregársela al padre en cuanto salga de la legación.

Según el ministro, la decisión de la jueza de que la entrega de la menor al padre se llevara a cabo el pasado viernes en este lugar fue "equivocada" porque ningún consulado "es brazo ejecutor" del país donde está alojado, en este caso de España, según ha difundido la cadena de televisión uruguaya Telemundo. Y de ahí, recalcó, que luego rectificara. Novoa precisó: "No vamos a cuestionar el fondo de la decisión de la justicia [española], sino el instrumento, que viola la Convención de Viena sobre competencias consulares". "Tengo plena confianza de que primará la racionalidad, sobre todo en beneficio de la niña", reiteró el ministro, a la vez que quiso dejar constancia de que las relaciones entre Uruguay y España son "buenas".

Justicia independiente

El ministro también dejó entrever que este miércoles sería la fecha límite para que María y su hija permanecieran en el consulado. En una modificación de la sentencia al ver la negativa del país sudamericano a servir de punto de entrega, la jueza decretó el viernes que el traspaso se produjera cinco días después en Gavà, cerca de Castelldefels, donde reside la mujer y su hija. Sin embargo, pocas horas después y aceptando un recurso exprés de la fiscalía, la togada cambió de criterio y ordenó que los Mossos se personaran en la legación y se llevaran a la niña cuando saliera de la oficina diplomática.  El Gobierno uruguayo se aferró a la primera instrucción (hacer el traspaso en Gavà) y confía en que todo concluya este miércoles.

Por su parte, el embajador de España en UruguayJavier Gómez, afirmó a los medios de comunicación del país sudamericano que el 'caso María'  no es un tema entre gobiernos, sino entre jueces. Subrayó que el Poder Judicial español es independiente y ya tomó una decisión, que es recurrible por la madre. De hecho, fue la mujer la que pidió que la menor fuera entregada al padre a través del cónsul de Uruguay en Barcelona.

Malentendido sin mala fe

El diplomático afirmó que, en su opinión, ha habido un "malentendido". No obstante, precisó que la "jueza ha actuado de buena fe". Reconoció, eso sí, que "los consulados no son los locales más adecuados para hacer la entrega de una menor".

A pesar de las palabras del ministro de Exteriores uruguayo, no está claro que el litigio quede resuelto este miércoles. Dependerá de si la madre decide o no entregar a la pequeña a los Mossos, que se encuentran desde el pasado viernes en la puerta de la legación. La jueza de Vielha dispuso que se mantuviera la presencia policial en el edificio "hasta la salida de la madre (u otra persona que la represente) con la menor para su entrega al padre". Por lo tanto, continúa siendo una incógnita como actuará la madre y el mismo consulado.