Ir a contenido

Símbolo de la represión contra la diversidad

Sale a la venta la cárcel donde estuvo preso Oscar Wilde por homosexual

El Gobierno pone a la venta Reading Gail pese a que el colectivo LGBTI quería montar un museo

Christine Murray / Reuters

Interior de la cárcel de Reading, donde estuvo preso Oscar Wilde y que ahora sale a la venta.

Interior de la cárcel de Reading, donde estuvo preso Oscar Wilde y que ahora sale a la venta. / GETTY IMAGES / DAN KITWOOD

La prisión de Reading, una cárcel victoriana que se ha convertido en símbolo del colectivo LGBTI, está en venta. En esta prisión estuvo encarcelado el dramaturgo Oscar Wilde (1854-1900) acusado de "indecencia grave" por mantener relaciones homosexuales. Activistas del movimiento gay esperaban convertir esta austera prisión de ladrillos, que se encuentra en la ciudad del mismo nombre, al oeste de Londres, en un centro de arte para preservar este lugar de peregrinación gay y honrar el legado literario del escritor.

La cárcel de Reading alojó al poeta y autor irlandés, cuya escritura homoerótica conmocionó a la Gran Bretaña victoriana, durante la mayor parte de la condena de dos años que cumplió por indecencia. Durante el juicio fue interrogado sobre su relación con Alfred Douglas, un poeta que escribió la célebre frase: "Soy el amor que no se atreve a pronunciar su nombre".

Esta prisión inglesa cerró sus puertas en el 2014, pero desde entonces ha acogido eventos artísticos, incluidas lecturas de Wilde por parte de actores y músicos como Patti Smith y Rupert Everett. La cárcel se convirtió en un imán para la comunidad LGBTI de Gran Bretaña, al igual que Stonewall Inn de Nueva York atrae a multitudes que conmemoran su papel clave en la lucha de EEUU por los derechos de los homosexuales. "Es un espacio enormemente significativo –afirma Joseph Galliano, CEO y cofundador de Queer Britain, el museo nacional LGBTI–. Estamos perdiendo espacios patrimoniales y culturales, debido a la crisis, y nunca se recuperarán".

Una mancha para el país

Reading Goal es la última prisión que vende el Gobierno británico, que intenta convertir los activos del Estado en dinero para reforzar su presupuesto. El Ministerio de Justicia de Gran Bretaña anunció que quería invertir el dinero de la venta en el sistema penitenciario y que consideraría todas las ofertas. "Siempre buscaremos el mejor resultado para el contribuyente", anunció el departamento.

Paul Johnson, profesor de Sociología en la Universidad de York, sostiene que Gran Bretaña tiene una mancha en su historia por la persecución a la que sometió a las personas homosexuales y que la prisión de Reading es importante para muchas personas en todo el mundo. "Cristaliza lo que sufrieron cientos de miles de personas, no se trata solo de una persona, sino de lo que tantas personas sufrieron con el tiempo", opina. UN o de ellos fue Alan Turing, descifrador de códigos secretos que ayudó a los aliados a ganar la Segunda Guerra Mundial y que se suicidó tras ser condenado en 1952 por practicar sexo gay.

Valores victorianos

Wilde fue encarcelado en 1895, meses después de que su obra 'La importancia de llamarse Ernesto' se presentara por primera vez en Londres, y su caso puso de manifiesto las leyes draconianas de Gran Bretaña sobre la homosexualidad. Escribió 'La balada de la cárcel de Reading', inspirado en el ahorcamiento de un preso, un poema que lo convirtió en una de las prisiones más famosas del mundo, según la Sociedad Oscar Wilde.

"En la cárcel de Reading, por la ciudad de Reading, hay un pozo de vergüenza, y en él yace un hombre miserable, comido por los dientes de fuego", dice el poema. Inglaterra y Gales derogaron la legislación contra la homosexualidad más de 70 años después, en 1967.